El Asentadero -Bosque de los Espejos

Estructura Torre del Intercambio, obra de Jesús Palmero instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Estructura Torre del Intercambio, obra de Jesús Palmero instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
El Asentadero –Bosque de los Espejos es un camino señalizado en la Sierra de Francia en el que se han instalado obras de arte de diferentes artistas. El sendero, de recorrido circular, enlaza de las poblaciones de San Martín del Castañar, Sequeros y Las Casas del Conde. Es de fácil realización y tiene un trazado total de unos 11 km que pueden hacerse en unas cuatro horas.

El bosque de las maravillas

Arte y naturaleza se dan la mano en un recorrido señalizado por la Sierra de Francia

Texto, fotografías y vídeo: JAVIER PRIETO GALLEGO

Tan extraño como viajar al otro lado del espejo. Tan sugerente como acompañar a Alicia en una excursión de domingo. Así se presenta este recorrido pedestre señalizado en la Sierra de Francia entre castaños, olivos y pueblos de piedra vieja en el que cinco artistas han prestado el aderezo de su imaginación para componer, con sus obras, una sinfonía de arte y naturaleza: notas de color y juegos visuales que acompañan a quien pasea por los caminos que unen las localidades de San Martín del Castañar, Sequeros y Las Casas del Conde.

Vídeo del reportaje El bosque de las maravillas
Como en las otros dos propuestas de este tipo con las que cuenta la Sierra de Francia –El Camino de las Raíces, en los alrededores de La Alberca, y El Camino del Agua, en los alrededores de Mogarraz y Monforte de la Sierra-,  Asentadero – Bosque de losEspejos persigue alentar el recorrido de los espacios naturales que rodean estos tres hermosos pueblos serranos con la contemplación de las obras que un puñado de artistas han plantado en diferentes lugares a lo largo del trayecto. Al deleite que produce el goce de lo natural se une así el aliciente por conocer qué juego artístico aguarda a la vuelta del camino, a qué invita una puerta abierta en mitad del bosque, una torre de metal o una aguja de coser que parece sacada del país de los gigantes.
Restos de la ermita de Santa Lucía que forman parte del paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Restos de la ermita de Santa Lucía que forman parte del paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Y dado que todo el recorrido está señalizado y cuenta con paneles informativos en puntos estratégicos daría un poco igual en qué punto empezar si no fuera por los inevitables desniveles inherentes a cualquier trayecto serrano. Por eso, porque aunque no excesivos haberlos haylos, lo aconsejable es partir de la localidad de San Martín del Castañar hasta Sequeros y realizar el tornaviaje a través de Las Casas del Conde. Ni que decir tiene que cualquiera de estas tres hermosas localidades serranas se basta y se sobra para justificar, por si sola, cualquier paseo a través de un bosque por muy empinado que sea.
Una vez dejado el coche en el aparcamiento que hay junto a la carretera, San Martín del Castañar se atraviesa, ya a pie, por su espina dorsal. Pocas poblaciones de esta sierra han sabido conservar con tanta gallardía las esencias de su arquitectura tradicional. Y aunque no conviene entretenerse mucho en el curioseo, porque el camino es largo y también hay que dedicarle tiempo, forma parte de este juego disfrutar de las estampas que salen al paso, primero mientras se alcanza el desahogo de la plaza y esa lujuria de agua a cañón que es su fuente del Cubo, y después mientras se camina hacia la iglesia. Dice la información que se ofrece al turista que junto a la puerta del templo una lápida desgastada por el paso del tiempo cuenta la historia de un centurión de las legiones romanas que se llamaba Reburro y era hijo de Tapor y Bolosea. Y que la piedra es el recuerdo que el centurión Reburro dedicó a su madre Bolosea cuando esta falleció a los 70 años.
Instalación Del Reflejo de las Palabras, instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Instalación Del Reflejo de las Palabras, instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Por suerte, a nosotros no nos va pesar tanto cargar con el recuerdo de Reburro y Bolosea. Nos basta con apuntarlo en una libreta y buscar la salida de este laberinto de piedra, que es la entrada a nuestro camino de arte, por la calle de la izquierda. La de la derecha lleva hacia la plaza de toros y el castillo que veremos, si Alicia nos devuelve a tiempo, a la vuelta.
Tras las últimas casas se encuentra el primero de los paneles, que conviene fotografiar –en digital, por supuesto- si no se tiene a mano el folleto informativo de la ruta. Y aquí hay que advertir que el trayecto que media entre San Martín del Castañar y Sequeros discurre por el mismo itinerario que años atrás se ambientara con los escenarios de un recorrido animado que llevaba por título El asentadero de los curas. Aquella propuesta, pionera y de gran éxito en su momento, animaba a recorrer estos mismos cuatro kilómetros con el pretexto de localizar personajes pertenecientes a cuentos y leyendas de esta sierra para devolverlos al libro del que habían escapado. Pasados los años, algunos de aquellos aderezos fantásticos han desaparecido por completo mientras que otros se han incorporado al recorrido actual.
Bolo de granito tallado en el rincón conocido como Asentadero de los curas, en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Bolo de granito tallado en el rincón conocido como Asentadero de los curas, en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Como la pasarela de madera que salta sobre una torrentera a unos metros de la Torre del Intercambio, la primera de las obras de arte que jalonan el itinerario. La torre, obra metálica de Jesús Palmero, incorpora una repisa sobre la que los caminantes dejan y cogen pequeños objetos o mensajes. Aunque lo que de verdad conviene tomar aquí es resuello suficiente para acometer el repecho más importante del recorrido, alcanzar la carretera de San Martín, retroceder unos pocos metros por ella e incorporarse al camino que cierra un portillo metálico por su derecha.  Tras esta el paseo se tranquiliza. Al menos en tanto se descubren las ruinas de la ermita de Santa Lucía y su solitaria vidriera. Más adelante, en un recodo del camino, asoma un balcón entre peñascos.
Aunque el rincón que da nombre a todo este tramo del recorrido se localiza tras desviarse del camino ancho –que es el atajo de quienes quieren ir a Las Casas del Conde sin pasar por Sequeros- y llegar al inesperado conjunto de peñascos con forma de gran sofá de granito que da nombre al camino, El asentadero de los curas, un apartado rincón del bosque cercano a Sequeros en el que se daban cita los curas de los pueblos del entorno para concelebrar a sus anchas y con discreción sus particulares tertulias vespertinas hablando de lo divino, lo humano y lo porvenir.
Instalación"La casa del árbol", de Luque López, instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Instalación”La casa del árbol”, de Luque López, instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
A Sequeros el camino le pasa de refilón. Lo cual no es excusa para que nosotros lo pasemos por alto. Como San Martín, es Conjunto Histórico y, como San Martín, mantiene una personalidad serrana propia que hay que degustar con tiempo. Pero por lo que al paseo refiere, este dobla junta a la ermita del Humilladero y deja a un lado la iglesia de El Robledo antes de alcanzar La casa del árbol, de Luque López, en la que la Alicia del País de las Maravillas pasaría un rato largo dándole palique al gato, al conejo o jugando al ajedrez.
Instalacion "A puntadas", de Luque López, en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Instalacion “A puntadas”, de Luque López, en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Más adelante, y antes de alcanzar Las Casas del Conde, aguarda A puntadas, de Luque López, la enorme aguja que zurce como si fuera algodón un bolo de granito del tamaño de un Seiscientos. También los Mochuelos,de Pablo Amargo, una colección de fantasmagóricas lechucillas que salen al paso del caminante sobre rocas junto al camino.
Localidad de Las Casas del Conde, por la que discurre el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Localidad de Las Casas del Conde, por la que discurre el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Las Casas del Conde es otro pueblo serrano de pura cepa: agua corriendo a raudales, granito por todas partes y entramados de madera para sujetar las paredes. Las mismas paredes sobre las que se ha posado una colección de Efímeras magenta, extrañas mariposas de color rosa diseñadas por José Antonio Juárez. Basta seguir su rastro para alcanzar, al final del pueblo, el inicio del Vía Crucis que, tras pasar junto a la ermita, conduce hasta uno de los Calvarios más singulares de toda la sierra.
Instalación "Al otro lado", de Manuel Pérez Arrilucea, instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Instalación “Al otro lado”, de Manuel Pérez Arrilucea, instalada en el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Y ya solo queda el último tramo. El que cierra el círculo: 4 kilómetros y una hora larga en el que habrá que traspasar Al otro lado, la obra de Manuel Pérez de Arrilucea. No es un espejo pero sirve igual para regresar de la otra parte hasta esta. Traspasarla o no ya es cosa de cada cual.
Cerezos en la localidad de Las Casas del Conde, por la que discurre el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Cerezos en la localidad de Las Casas del Conde, por la que discurre el paseo Asentadero Bosque de los Espejos. San Martín del Castañar. Sierra de Francia. Salamanca. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
EN MARCHA. La localidad de San Martín del Castañar, punto sugerido para el inicio del paseo, es un Conjunto Histórico de la Sierra de Francia, en la provincia de Salamanca.
El PASEO. Sendero circular señalizado en discurre entre las localidades de San Martín del Castañar, Sequeros y Las Casas del Conde. Tiene un trazado total de unos 11 km que pueden hacerse en unas cuatro horas. Con algún repecho de importancia al comienzo del recorrido, no presenta dificultad. Existe la posibilidad de acortar el recorrido prácticamente a la mitad a través de Las Casas del Conde. En ese atajo se encuentra la instalación Del reflejo de las palabras, de Luque López.
INFORMACIÓN. Es posible descargarse el tríptico de la ruta en www.dipsanet.es/turismo/rutas/bosquedelosespejos.
DORMIR. Web institucional de turismo rural: www.castillayleonesvida.com.
****
El Asentadero -Bosque de los Espejos
5 (100%) 3 votes
More from Javier Prieto Gallego

Rincones que no deberías perderte en un viaje a Las Hurdes (Cáceres)

"DESCUBRIR" LAS HURDES © Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO [caption id="attachment_494"...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *