Cinco rincones que ver en Tenerife

Vertiente meridional del Teide al anochecer. Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Vertiente meridional del Teide al anochecer. Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Desde luego, un viaje a Tenerife siempre es una tentación difícil de resistir. Por si te animas, en este reportaje te hablo de cinco lugares que no deberías dejar de visitar (bueno, al menos son cinco lugares en los que me lo pasé muy bien...).

Embrujos de Tenerife

Cinco rincones de esta isla que no te deberías perder

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

¿Por qué acercarse a Tenerife en febrero? En realidad, no hace falta hacer una lista de razones para acercarse a Tenerife en cualquier momento del año: presume de una temperatura ideal

Busca el enlace de descarga al final del texto.

que oscila entre los 17 ºC en invierno y los 25 ºC en los meses más cálidos; sol asegurado; paisajes de ensueño; playas de todos los colores; alojamientos para todos los gustos; espacios naturales, comerciales y turísticos; rincones solitarios o concurridos; paseos marítimos o montañeros, diversión para grandes, medianos y pequeños… casi cualquier cosa que te apetezca hacer se puede hacer en Tenerife.

Pero si aparece destacado en la hoja de febrero de nuestra agenda es porque sus carnavales brillan con una luz más intensa que la de las estrellas del cielo en el Teide. Otra razón más para acercarse a la isla precisamente en este momento del año.

Loro Parque.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Loro Parque.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

Sin paragón con cualquier otro de los que se celebran en la Península, los de Tenerife son una especie de orgía de lentejuelas, plumas y adornos de colores tan surrealistas como contagiosos. Elegir a la reina del carnaval es una sucesión  de trajes imposibles, de envoltorios tan monumentales que atrapan a quien los luce como una mosca en una tela de araña. La magia del carnaval en estado puro. Música, animación, chanza y desfiles para una fiesta que parece no tener principio ni fin: cuando acaba la fiesta de noche empieza el carnaval de día. Claro que también el clima acompaña. Y puedes vivirlos en casi cualquier rincón de la isla, aunque los más famosos y animados son los de Santa Cruz de Tenerife y Puerto de la Cruz, ambos declarados de Interés Turístico Internacional.

Por eso, porque tanta celebración puede hacer perder la noción del tiempo y el espacio, y para antes o después de todo ese desenfreno y celebración de la alegría, merece la pena tener a mano una lista de lugares hasta los que, estando ya allí, no deberíamos dejar de acercarnos. Que quede claro que esto no es todo lo que hay que ver en la isla: tan solo cinco recomendaciones.

01 PARQUE NACIONAL DEL TEIDE. Situado en el centro de la isla, es la única zona de alta montaña subtropical de Europa. Aunque para los casi tres millones de visitantes que recibe cada año eso sería lo de menos. Lo que impresiona de verdad es saber que se trata de un sistema volcánico activo que ha dejado bien a la vista el resultado de su actividad a lo largo del tiempo. Ese es el origen de la Gran Caldera de las Cañadas, depresión de 17 km de diámetro en mitad de la cual se alza el Teide, la montaña más alta de España (3.718 m). Los guanches la llamaban Cheide y pensaban que en su cima habitaba algún malvado demonio que cada vez que se enfadaba echaba humo por la boca. Pero no, es el corazón de la Tierra el que vomita humo y fuego cuando lo necesita. La última vez fue en 1909 por la boca del volcán Chinyero, una montaña vecina, y dejó el impresionante rastro de lava que se cruza si entramos en el parque por la carretera de Chío. La anterior, mucho más espectacular, fue en 1798. En las laderas de Pico Viejo (junto al Teide) se abrieron una serie de bocas, denominadas “Las Narices del Teide”, y durante tres meses estuvieron derramando enormes cantidades de lava.

Dos senderistas en el interior del Parque Nacional del Teide caminan hacia las laderas de esta montaña (3.718 m).Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Dos senderistas en el interior del Parque Nacional del Teide caminan hacia las laderas de esta montaña (3.718 m).Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

Una forma de organizar la visita al parque es cruzarlo en coche entrando desde Chío por la TF-38. Entre la ristra de miradores que jalonan el acceso hasta el corazón del parque aparecen algunos tan interesantes como el de las Narices del Teide, en las laderas de Pico Viejo, con los rastros de las últimas erupciones, o Boca de Tauce, frente a las laderas del Teide y Pico Viejo. La siguiente parada obligatoria es ya en el parador y colindante Centro de Visitantes de Cañada Blanca. Desde él parte el sendero señalizado de Los Roques de García -circular, fácil y de 3,5 km-, que brinda la posibilidad de realizar una de las imágenes más divulgadas del parque, con el Roque de García en primer plano y la cumbre del Teide al fondo -la misma que figuró en los billetes de mil de pesetas que se hicieron entre 1982 y 1987-.

La salida del parque por El Portillo da opción a acercarse hasta La Orotava, donde se encuentra el Centro de Telesforo Bravo (tel. 922 922371), el de mayor envergadura y mejor dotado de todos los que dispone el parque. La forma de acercarse a la cumbre es hacerlo en teleférico hasta La Rambleta. Para los 650 metros finales se requiere autorización del parque (reservasparquesnacionales.es).

Roques de García con la imagen del Teide (3.718 m) al fondo Parque Nacional del Teide.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Roques de García con la imagen del Teide (3.718 m) al fondo Parque Nacional del Teide.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

02 LA OROTAVA. Es una de las localidades históricas por excelencia de la isla. Si se llega desde las Cañadas del Teide -de aspecto desértico y desnudo- es como viajar de la noche al día. El clima húmedo de esta parte de la isla se concreta aquí en una llamativa exuberancia vegetal, intenso verdor y viveza floral. En el casco histórico, bien conservado y con buenas muestras de arquitectura tradicional, es famosa su Casa de los Balcones, del siglo XVII. Hay que entrar en su hermoso patio, no solo para admirar sus acabados de madera de teca, también para disfrutar de las artesanías, bordados, encajes y recuerdos que se ofrecen al visitante. A lo largo de la calle se han conservado otros palacetes notables (el conjunto de las Doce Casas), algunas también con exposición de artesanías. Otros rincones de La Orotava (laorotava.es) que merecen atención son la Hijuela del Jardín Botánico, los Jardines Victoria, la iglesia de San Agustín y la de la Concepción.

La Casa de los Balcones expone y vende artesanías de la isla. Icod de los Vinos.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
La Casa de los Balcones expone y vende artesanías de la isla. Icod de los Vinos.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

03 ICOD DE LOS VINOS. Otra de las visitas que aparece como imprescindible en cualquier folleto sobre la isla es la del “drago milenario de Icod de los Vinos”. Declarado Monumento Nacional desde 1917, ha acabado convertido en un auténtico emblema de Tenerife tanto por la rareza de la especie (Dracaena draco), que solo puede verse en Canarias, Azores, Madeira y Cabo Verde, como por su longevidad. Este, aunque es el más antiguo de la isla, está todavía lejos de ser milenario. Si bien la falta de anillos en el tronco no ayuda en nada a calcular su edad, se piensa que puede tener entre 500 y  800 años. El drago, que presenta una estampa realmente espectacular, se encuentra ubicado en el interior de un pequeño parque botánico muy agradable de pasear  (5 €). Si solo buscas hacer la foto, esta sale gratis desde un pequeño mirador de la plaza Lorenzo Cáceres, junto a la iglesia. Otro rincón, muchísimo menos conocido pero de visita apasionante es la llamada Cueva del Viento (cuevadelviento.net), el mayor tubo volcánico laberíntico del mundo, formado por las coladas que se deslizaron colina abajo desde el volcán Pico Viejo, situado junto al Teide.

Drago Milenario. Parque del Drago Milenario. Icod de los Vinos.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Drago Milenario. Parque del Drago Milenario. Icod de los Vinos.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

 

04 LORO PARQUE. Es la segunda atracción turística en número de visitantes después del Parque Nacional del Teide: más de 40 millones desde que comenzó en 1972 como un pequeño paraíso para papagayos. Hoy es un gigantesco recinto de 135.000 metros cuadrados en el que pueden verse más de 350 especies y subespecies de loros, la colección con mayor diversidad de estas aves en el mundo. Acoge también un variado número de otras especies animales y vegetales distribuidas en diferentes hábitats. Entre estos, destaca PlanetPenguin, un espacio en el que se recrea el ambiente antártico necesario para la cría en cautividad de más de 200 ejemplares de pingüinos -entre otras cosas, 12 toneladas de nieve diaria…-. Pero el recorrido por este zoo -escogido como el Primero de Europa y el Segundo del Mundo por los usuarios de Trip Advisor- es toda una experiencia, especialmente indicada para disfrutar de un día en familia, que seguro que se queda corto. Para sacar el máximo provecho a la visita es esencial anotar el comienzo de los diferentes espectáculos con animales que van teniendo lugar a lo largo del día. Por su espectacularidad -aunque no exento de polémica- destaca el que se realiza con orcas. También recomendables son el delfinario, el acuario, el recinto de los gorilas o Katandra Treetops, uno de los aviarios de vuelo libre más impresionantes del mundo, con cientos de pájaros de diferentes especies y subespecies volando con total libertad entre los árboles. Unas pasarelas y puentes colgantes llevan al visitante por entre las ramas de los árboles para encontrarse cara a cara con loros o cacatúas entre otras muchas especies dentro de un enigmático ambiente selvático. Información: loroparque.com.

Instalaciones del acuario. Loro Parque.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Instalaciones del acuario. Loro Parque.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

05 MASCA. A excepción de la autovía TF-1 que rodea tres cuartas partes de la isla, el resto de las carreteras tinerfeñas son un sin parar de curvas y recurvas. Si un lugar ejemplifica las complicaciones orográficas que presenta la isla tanto para trazar carreteras como para vivir es el barranco de Masca. Situado en la punta noroeste de la isla, en el Macizo de Teno, y dentro del parque rural del mismo nombre, arrastra la fama de haber sido refugio de piratas. Seguramente no sea verdad, pero tampoco extraña: la dificultad del acceso sea por donde sea es evidente. Desde Masca, una de las actividades más demandadas es el recorrido del sendero que, por el fondo de profundos barrancos, lleva hasta el borde del mar. Lo más habitual, para no tener que regresar de nuevo por la costosa senda -ahora cuesta arriba-, es concertar antes la recogida de los senderistas en alguno de los barcos turísticos que se dedican a esta actividad. Un remate perfecto para esta excursión es alcanzar desde Buenavista del Norte la carretera que lleva entre túneles, barrancos y espeluznantes desprendimientos de rocas, hasta la Punta de Teno, en el extremo occidental de la isla. A parte del de los atardeceres memorables, está el impagable espectáculo de contemplar una de las mejores vistas de los acantilados de los Gigantes, la línea de murallones pétreos, con alturas de entre 300 y 600 metros en vertical: uno de los espectáculos paisajísticos más sobresalientes de Tenerife.

Mirador de El Roque con la isla de la Gomera al fondo, en la carretera de Masca hacia Buenavista del Norte.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Mirador de El Roque con la isla de la Gomera al fondo, en la carretera de Masca hacia Buenavista del Norte.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Arco iris y acantilados de Los Gigantes desde la Punta de Teno al atardecer.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego
Arco iris y acantilados de Los Gigantes desde la Punta de Teno al atardecer.Tenerife. Islas Canarias. España © Javier Prieto Gallego

MAPA

reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR
¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias!
(esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).


Booking.com

LIBROS SOBRE TENERIFE EN LA LIBRERÍA

Producto disponible en Amazon.es

DESCÁRGATE GRATIS la versión en PDF de este reportaje tal y como la publiqué en

EL NORTE DE CASTILLA

Cinco rincones que ver en Tenerife
5 (100%) 17 votes
More from Javier Prieto Gallego

La Senda de Ursi (Palencia)

Arte a los cuatro vientos Praderas, vacas, cumbres nevadas y un reguero...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *