Conociendo el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (y III)

Una senderista atraviesa un río en el camino hacia el Pinar de la Acebeda, en las laderas septentrionales de la Sierra de Guadarrama. Segovia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Una senderista atraviesa un río en el camino hacia el Pinar de la Acebeda, en las laderas septentrionales de la Sierra de Guadarrama. Segovia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Seis rincones de la Sierra de Guadarrama que -sin duda- merece la pena conocer.

DESCUBRIR LA SIERRA

Seis rincones de Guadarrama que merece la pena conocer

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

La cercanía a la capital de España hace pensar que el nuevo Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama será uno de los más visitados de España. En la actualidad, la sierra por sus dos vertientes es uno de los destinos de fin de semana más frecuentado por los madrileños y se estima que recibe cerca de 1,8 millones de visitas cada año. Esta cifra podría aumentar significativamente con la puesta en funcionamiento del nuevo parque.

Pero el camino por recorrer aún es largo y el efecto de esta nueva declaración tardará en verse sobre el terreno. Entre las tareas a desarrollar estará la de la creación de los centros de información que guíen los pasos de los visitantes y la organización de las actividades permitidas dentro de los límites protegidos, especialmente el trazado de los itinerarios pedestres que permitan visitar sus rincones más emblemáticos de una manera ordenada, evitando masificaciones y preservando de la mejor manera posible su alto valor ecológico. La decisión de establecer el área de máxima protección a partir de la cota de en torno a los 1.500 metros de altitud hacia arriba hace que los enclaves que han quedado en su interior sean, principalmente, los puertos de la sierra y sus diferentes líneas de cumbres. Son, por tanto, enclaves de montaña no aptos para ser recorridos por un público sin un mínimo de formación y experiencia.
Excursionistas junto al río Eresma recorren el Camino de las Pesquerías Reales, en la Sierra de Guadarrama. Pinares de Valsaín. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Excursionistas junto al río Eresma recorren el Camino de las Pesquerías Reales, en la Sierra de Guadarrama. Pinares de Valsaín. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sin embargo, la Sierra de Guadarrama es mucho más que el espacio recientemente protegido. De hecho, el parque cuenta con una amplia zona periférica de protección que estará a cargo de las dos comunidades autónomas implicadas, Castilla y León y Madrid, cuyos límites coinciden con las zonas actualmente protegidas en ambas vertientes. Por ser más accesibles, es en esas zonas donde se localizan algunos de los enclaves más conocidos y visitados de la sierra. Para quienes se quieran ir familiarizando con unos y con otros, aquí van algunas ideas.
01. LAS PESQUERÍAS REALES. Carlos III, uno de los reyes que tuvieron querencia por Valsaín y su entorno, ideó y promovió la creación de un camino empedrado que recorriera, para su divertimento, las primeras revueltas del río Eresma, aguas arriba del palacio de La Granja. Se acometió así la pavimentación de la orilla izquierda del río, al tiempo que se tendieron puentes, se adecentó alguna fuente e incluso de pusieron escalinatas de piedra para que su majestad no se salpicara de barro los mocasines en aquellos remansos del río donde era preciso asomarse para echar la caña y sacar trucha.Por suerte para los andarines de ahora aquel capricho real se ha convertido en una auténtica senda ecológica del siglo XVIII. El inicio del itinerario se localiza en la orilla izquierda del Eresma, justo en el inicio del puente que cruza el embalse del Pontón Alto en las inmediaciones de La Granja. Tiene unos 9 kilómetros de longitud, es de fácil realización y muy apropiado para hacer con niños dado que puede acortarse su recorrido a su paso por las áreas recreativas de Los Asientos y Boca del Asno.
El río Eresma desciende por las laderas de la Sierra de Guadarrama hacia Segovia. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
El río Eresma desciende por las laderas de la Sierra de Guadarrama hacia Segovia. Segovia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
 02. CUMBRE Y CIRCO DE PEÑALARA. Peñalara es la máxima altitud de la sierra (2.429). También fue uno de primeros lugares que alcanzó algún grado de protección tras su inclusión, en 1930, en la lista de Sitios Naturales de Interés Nacional, como ejemplo de glaciarismo, un fenómeno geológico no muy abundante en esta cadena montañosa. La ascensión hasta esta cumbre es un recorrido clásico, muy transitado, no demasiado exigente pero que requiere de las habilidades básicas para caminar por montaña. Por ello, tampoco son infrecuentes los percances. Tal vez, la máxima dificultad estribe en saber ajustarse a unas condiciones meteorológicas que pueden cambiar con suma rapidez y complicar muchísimo el recorrido. El puerto de Cotos ofrece uno de los puntos de salida más cercanos hacia la cumbre de Peñalara que, desde aquí, se alcanza en unos cinco kilómetros y unas dos horas de marcha. El inicio del recorrido, señalizado todo él, se busca por el ramal de carretera que desde el puerto va hacia los edificios del Club Alpino y el Centro de Información del Parque Natural. Al pasar este hay que proseguir hacia la derecha por una pista ancha que, entre pinos, da comienzo a la ascensión hacia la primera de las cumbres de Dos Hermanas (2.284 m.). Tras rodear la segunda por abajo se acomenten las rampas que culminan en lo alto de Peñalara, con impagables vistas tanto de las llanadas segoviana y vallisoletana, que se muestran inmensas desde aquí, como de la vertiente madrileña. 
Circo glaciar de la Laguna Grande y cumbre de Peñalara (2.428 m), la máxima altitud del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Madrid. España © Javier Prieto Gallego
Circo glaciar de la Laguna Grande y cumbre de Peñalara (2.428 m), la máxima altitud del Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama. Madrid. España © Javier Prieto Gallego
 03. EL PINAR DE LA ACEBEDA. Es otro de los rincones emblemáticos de la sierra, también considerado Sitio Natural de Interés Nacional en 1930 por ser una de sus manchas boscosas más tupidas y exuberantes. Este bosque se extiende por la cabecera alta del río Frío, también conocido como Acebeda, y conforma, en realidad, la linde occidental de los pinares de Valsaín, la masa forestal que al amparo de la Corona fue cuidada con el máximo esmero y un ejemplar criterio de explotación. La Acebeda, en concreto, se caracteriza por ser una asilvestrada macha forestal en la que se localiza una actividad faunística más intensa que en otras zonas del pinar más explotadas. Al borde de sus límites guarda también un histórico rincón: el caz construido por los romanos para captar las aguas del río Frío que luego conducían hasta Segovia a través del Acueducto. Una forma de recorrer este pinar es partir de la cola del embalse de Puente Alta, junto a la localidad de Revenga, y remontar la orilla derecha del río Frío hasta alcanzar el caz del Acueducto. Si se continúa la remontada se termina por desembocar en la pista forestal que atraviesa este valioso pinar.
El pino silvestre forma espesas manchas en la Sierra de Guadarrama. Segovia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
El pino silvestre forma espesas manchas en la Sierra de Guadarrama. Segovia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
 04. SIETE PICOS YEL CAMINO SMCHID. Eduardo Smchid fue el socio número 13 de la Real Sociedad Española de Alpinismo Peñalara, fundada en 1913, una de las agrupaciones montañeras pioneras en la exploración de la sierra. El camino fue trazado por este montañero en 1926 para enlazar los dos refugios que tenía la sociedad, uno en el puerto de Navacerrada y el otro en el Valle de la Fuenfría. Hoy es uno de los senderos de montaña más conocidos -y transitados- de toda la sierra. Una travesía clásica de la sierra, circular, de dificultad media y de increíbles paisajes arranca en el puerto de Navacerrada para recorrer la crestería de Siete Picos hasta collado Ventoso y realizar la vuelta desde aquí por el Camino Smchid. Realizada así son 9 kilómetros de senderos de montaña que pueden realizarse en unas 4 horas. El inicio de la travesía se busca en el puerto de Navacerrada comenzando a caminar por la carreterilla asfaltada que sube hacia el Escaparate. Caminados 50 metros se deja para remontar directamente la pista de El Telégrafo hasta su inicio. Hasta Collado Ventoso el camino está señalizado por hitos, el Camino Smchid con puntos amarillos marcados en los pinos.
05- LAS PEÑAS DEL ARCIPRESTE. Es otro de los rincones emblemáticos de esta sierra tan llena de ellos. En esta ocasión lo es por varias razones. La principal es que fue el lugar escogido por la Real Academia de la Lengua para conmemorar, el 23 de noviembre de 1930, el 600 aniversario de la escritura de una de las obras cumbre de la poesía medieval hispánica:El libro de buen amor. Fue una forma de concretar sobre el terreno el recuerdo a uno de los primeros andarines ilustrados que usaron la sierra como escenario de su creación y, en especial, el encuentro del Arcipreste con la serrana Aldara cerca de Tablada, un puerto próximo al actual Alto del León. Así, sirve también para recordar la importancia que la sierra ha tenido en la obra de muchos de nuestros grandes escritores -incluidos los poetas- de la primera mitad del siglo XX. El peñasco y su contorno ya había sido declarado en aquel momento Sitio Natural de Interés Nacional. El paseo hasta este rincón de largas vista y aires frescos es corto y sencillo. Tras aparcar el coche en el mismo puerto del Alto del León se comienza a andar hacia Madrid por el arcén durante 1 km hasta alcanzar la pista forestal en cuyo inicio se indica el camino hacia la Peña del Arcipreste. A diez minutos de ese inicio otro hito en el lado izquierdo de la pista señala a su vez el arranque de la senda que, en 800 metros de rampa sin pérdida, lleva hasta este literario rincón serrano.

Peña del Arcipreste. Monumento al Arcipreste de Hita. Monumento Natural de Interés Nacional. Sierra de Guadarrama. Madrid. España.© Javier Prieto Gallego
Peña del Arcipreste. Monumento al Arcipreste de Hita. Monumento Natural de Interés Nacional. Sierra de Guadarrama. Madrid. España.© Javier Prieto Gallego
 06- LA PEDRIZA. Cierra la lista otro de los espacios catalogados como Sitio Natural de Interés Nacional en 1930. En este caso su peculiaridad estriba en el gigantesco amontonamiento rocoso que transmite la justa sensación de pasear por lo que debe de quedar tras un soberbio cataclismo. Tal cual como si los enormes bolos de granito, en vez de haberse ido modelando, partiendo y rodando por procesos erosivos -agua y hielo, fundamentalmente- hubieran sido lanzados desde el cielo. Como si no fueran otra cosa que un capricho de dioses jugando con ellas como si fueran dados. Irregulares, claro. El caso es que este caos pétreo destila un inmenso encanto, una atracción especial -algo galáctica, incluso- que supieron aprovechar como nadie los bandoleros que hicieron de él su casa. Nada mejor que su revoltijo de callejones, cuevas, pasillos y agujeros para esconderse -ellos y sus botines- de los atracos que realizaban con toda facilidad a las diligencias que atravesaban fatigosamente la sierra en el siglo XIX. 
MAPA DE SITUACIÓN
****
¿Te ha gustado este artículo?
http://eepurl.com/RKm0z


Así lo publicó EL NORTE DE CASTILLA
130621-Destinos-de-Guadarrama
****
¿Te ha gustado este artículo?
http://eepurl.com/RKm0z

 

Conociendo el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama (y III)
5 (100%) 2 votes
More from Javier Prieto Gallego

San Pedro de Alcántara (Cáceres)

SIMPLEMENTE, LO QUE VEO/fotos de mi archivo Estatua de san Pedro de...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *