Disfruta de la berrea en la Montaña Palentina

Un aficionado observa con prismáticos el discurrir de la berrea en la Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego;
El comienzo del otoño está marcado por el concierto de bramidos que inunda la Montaña Palentina, uno de los mejores lugares de Castilla y León en los que disfrutar del espectáculo natural de la berrea.

Festival de bramidos

El sonido de la berrea inunda los valles de la Montaña Palentina

&
© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

El otoño no es solo el tiempo de las setas y de los paraguas: también es el gran momento del amor… al menos para los ciervos (cervus elaphus) que esperan la llegada de sus primeras lluvias para iniciar uno de los rituales de la naturaleza salvaje más apasionantes de cuantos se puedan contemplar sin necesidad de recurrir a los documentales de la 2. De hecho es uno de los que nos quedan más a mano. Algunos lo tienen tan cerca de casa que les basta con abrir la ventana para dar fe de que, un año más, ha comenzado la berrea, el festival de bramidos más sobrecogedor que pueda imaginarse. Y es aquí al lado, en la Montaña Palentina.

La biología de estos animales exige que las horas de luz vayan menguando, que baje algo la temperatura y que se humedezca el ambiente para notar cómo les hierve la sangre. Es la salsa que necesitan para echarse al monte y dar comienzo a un campeonato en el que algunos se empeñan tanto que pueden  llegar a dejar hasta los cuernos. Incluso a la muerte por agotamiento físico. No es lo habitual, pero puede pasar.
En realidad,  se trata del mecanismo que la naturaleza ha puesto a punto para perpetuar la especie. Y para seleccionar lo mejor de cada casa. Porque la berrea consiste, básicamente, en la competición que emprenden los machos por hacerse con el mejor harén de hembras. Una competición que comienza por mostrar quién posee la mejor voz, las más profundas, las más potente y que, en caso de disputa territorial, puede terminar por resolverse a testarazos.

 

1G921
El entorno del embalse de Compuerto, con el pico Curavacas al fondo, es uno de los rincones de la Montaña Palentina donde mejor puede disfrutarse de la berrea. Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

El objetivo principal de tanto macho soltando bramidos no es otro que conseguir el mayor número de fecundaciones. Pero son las hembras las que consienten, así que hay que hacer valer los encantos de cada cual. La voz es uno de los más importantes, pero también cuenta la pose, la energía que supone ir de acá para allá marcando territorio y hembras, y el valor de hacer frente a quien se atreva a disputar lo ganado.

Así, durante el tiempo que dure este celo, y que está entre las tres o cuatro semanas, los machos no pararán de subir y bajar por la montaña tratando de acrecentar su harén -12, 13 o hasta 20-, conduciéndolas desde otros territorios o pegándose a un grupo ya formado como una lapa. Otra forma de engrosar el harén reproductor es hacerse dueño de una pequeña parcela, a veces no más de 50 o 100 metros de diámetro, y mantenerse a la espera de que las hembras vayan llegando tan hechizadas por la voz del macho como los marineros se emboban con los cantos de sirena.
Sea como sea, el ajetreo que se percibe en el bosque durante este periodo es monumental. Y tan difícil de disimular que, en zonas de mucha densidad de ciervos, no hace falta ser un especialista para percibirlo. A quienes viven rodeados de bosques de corte mediterráneo, abundante en roble, encina y matorral, sobre todo, les basta con abrir las ventanas de sus casas. Cuando caen las últimas luces o el sol se despereza por la mañana, con el olor de las jaras, los tomillos, los brezos y el de la tierra mojada se cuela también un concierto de bramidos que no deja lugar a dudas: algo se cuece en el bosque. La fecundidad de las hembras depende de su edad y de su peso, pero al final del campeonato lo habitual es que el 95% de ellas queden preñadas.

 

1G940
La localidad de Caradaño de Abajo a los pies del Espigüete (2.450 m), una de las montañas emblemáticas de la Montaña Palentina. Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

 

Castilla y León tiene un largo puñado de escenarios naturales en los que darse al gustazo de la observación de este atávico ritual, pero la Montaña Palentina, la franja montañosa que cierra esta provincia por el norte, es un lugar privilegiado para ello. Para Mario Lalanda, responsable de PNTA, una de las empresas que realizan actividades de observación en la Montaña Palentina, “es uno de los pocos sitios que quedan en España con los ciervos autóctonos en abierto y donde no se les molesta”, algo que redunda no tanto en la cantidad como en la calidad de las observaciones. 

Víctor González, responsable de la Casa del Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre-MontañaPalentina, lo precisa un poco más: “Hay más ciervos en otras zonas del sur [de la Península], pero allí están en recintos más acotados, en régimen semiextensivo para el aprovechamiento cinegético. Lo que diferencia a Fuentes Carrionas es que aquí están en libertad. Y eso también añade atractivo, dado que, como en cualquier observación de fauna salvaje, el avistamiento no está garantizado al cien por cien, aunque siempre se ve algo interesante y nadie nunca se va defraudado. Porque el día que no has visto una pelea de ciervos has visto un alimoche o un buitre o algo que se cruza por el camino”.

¿Tienes todo lo que necesitas?

Equipo básico para asistir a la berrera
Una afirmación en la que coinciden todos cuantos se dedican en la zona a llevar de la mano al visitante interesado en disfrutar de la berrea: es prácticamente imposible salir con intención de observarla y regresar sin haber visto algo que merezca la pena. Claro que gran parte del éxito se debe, precisamente, a la experiencia de quienes ya llevan años organizando salidas de observación de la naturaleza. Conocen el territorio y la querencia de los animales, así que, casi siempre, aciertan con el mejor rincón para plantar los telescopios y disfrutar del espectáculo como si, en realidad, estuviera sucediendo a 50 metros de uno. Ni el mejor televisor de última generación ofrece tanta fidelidad.

 


Dos aficionados observan con prismáticos el discurrir de la berrea en la Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego;
Dos aficionados observan con prismáticos el discurrir de la berrea en la Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego;

 

Y ese impacto, el de contemplar por primera vez el comportamiento de la fauna salvaje como si uno no estuviera delante, es el que hace que muchos quieran regresar una y otra vez a probar suerte. Así, con el boca a oreja y el trabajo realizado por las empresas de turismo activo, los trabajadores del parque natural o los propietarios de casas de turismo rural en la zona, ha ido aumentando el número de visitantes que cada año se interesan por acercarse hasta este enclave: “En la Casa del Parque comenzamos a recibir solicitudes de información ya a mediados de agosto”, señala Víctor González, “una muestra de que cada año el interés es mayor”.

Por eso desde la Casa del Parque se esfuerzan en facilitar la información necesaria para que la presión de los visitantes no dé al traste con este momento tan delicado del ciclo natural: cualquier sobresalto puede asustar a los machos y llevarles un comportamiento anómalo. Sería un desastre. “La gente tiene dos posibilidades”, comenta Víctor, “apuntarse a hacer la berrea con alguna de las empresas que tienen autorización para transitar en coche por las pistas del Parque o bien hacerla por libre. Nosotros insistimos en recomendar el servicio de guías autorizados, principalmente porque llevan a los visitantes a lugares un poco más especiales, en los que la berrea puede verse con más facilidad. Pero también indicamos a qué lugares del parque puede ir uno si quiere hacerlo por libre. En cualquier caso es fundamental insistir en que la gente no debe nunca salirse de los caminos señalizados ni de las pistas, principalmente para no interferir en el comportamiento natural de los ciervos, y no solo de los ciervos, sino de la fauna en general”.
Otra razón de peso para ponerse en contacto con la Casa del Parque antes de decidirse a disfrutar de esta o de cualquier otra actividad al aire libre es el de las cacerías que, en ocasiones, ponen su particular música de fondo al concierto de los ciervos. Un pimpampum que para algunos resulta incomprensible en un momento en el que estos animales se muestran más vulnerables: están tan a lo suyo que se exponen sin el menor recelo. Para otros, la caza de los mejores ejemplares es la mejor garantía para la pervivencia de la especie: es la forma de evitar una sobrepoblación que conllevaría enfermedades y otros problemas graves.
0
0
Un paseo por el embalse de Ruesga ofrece muchas posibilidades de escuchar la berrea de los ciervos. Parque Natural de Fuentes Carrionas. Montaña Palentina. Valle Estrecho. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Un paseo por el embalse de Ruesga ofrece muchas posibilidades de escuchar la berrea de los ciervos. Parque Natural de Fuentes Carrionas. Montaña Palentina. Valle Estrecho. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

 

———————————————————————————————

Por una berrea… sostenible: consejos para disfrutar de la berrea
Desde la Casa del Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina brindan una serie de recomendaciones que siempre deberían tenerse en cuenta:

* Los mejores momentos para disfrutar de la berrea son el atardecer y el amanecer. 

* Para no alterar el comportamiento natural de la fauna y realizar una visita respetuosa y sostenible con el medio ambiente, guarde una amplia distancia con los animales silvestres.
* Existen puntos de observación de la berrea recomendados por la Administración del Parque. 
* No transite por los caminos con su vehículo. Algunos caminos tienen acceso restringido. La circulación de los vehículos provoca graves molestias a la actividad normal de la fauna. 
* Se recomienda acudir al servicio de empresas de turismo de observación de fauna autorizadas por el Parque Natural.
* En caso de practicar senderismo recuerde que hay una red de senderos señalizados. No se salga de los caminos. 
* En el caso de que sea día de caza, colóquese en un lugar visible y vestimenta adecuada. Procure elegir lugares donde no haya actividad cinegética, el Parque Natural tiene casi 80.000 hectáreas y los puntos para observar la berrea son muchos y variados. 
1G925a
Señal que alerta del peligro de fauna silvestre en una carretera de la Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

 

 

La berrea por libre
Dentro del Parque Natural Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina existen algunos rincones a los que se puede acudir para escuchar el bramido de los venados si no se desea contratar los servicios de guías especializados.

* La senda del gigante de Valle Estrecho. Es una senda señalizada, de fácil realización y cuatro kilómetros y medio que se localiza cerca de Santibáñez de Resoba.

* El valle de Tosande. Próximo a Dehesa de Montejo se localiza también la senda señalizada que lleva hasta una de las manchas de tejo más importantes de Castilla y León. Sin necesidad de llegar hasta ellas, en el fondo del valle, resulta relativamente fácil escuchar el bramido de los ciervos.
* El mirador de alto de la Varga, entre Santibáñez de Resoba y La lastra, en la conocida como “carretera de los pantanos”, es otro buen lugar de avistamientos. 
* Un paseo por la pista que bordea el pantano de Ruesgatambién puede deparar una buena oportunidad para ver y escuchar.

 

EMPRESAS AUTORIZADAS
La forma de acceder a los mejores lugares para disfrutar de la berrea y  aprender acerca del comportamiento de los animales es ponerse en contacto con las empresas autorizadas a realizar excursiones en vehículo por el interior del Parque:
* Aventuras y aventuras (Barruelo): 630 94 45 21. 
* Dos Aves (Cordovilla de Aguilar): 675 24 45 77. 
* Gea Forestal (Cervera de Pisuerga): 686 19 29 74.
* Taxi de Montaña – Casa Víctor (Cervera de Pisuerga): 626 61 06 76.
* PNTA (Ventanilla): 609 13 59 32.
* Curavacas Ecotours (Triollo): 979 86 62 29.
Algunos alojamientos también organizan avistamientos para sus clientes:
* Piedra Abierta (Perapertú): 979 60 58 71.
* Casa Rural Daniel (Cardaño de Abajo): 629 55 40 40.
* Hostal El Abuelo (Camporredondo): 979 86 60 34.

 

Mapa de situación

Ver mapa más grande

reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR
Aquí te presento algunas sugerencias. Si no te convencen, utiliza el buscador de más abajo.

PARADOR DE CERVERA DE PISUERGA. Carretera de Resoba Km. 2,5, Cervera de Pisuerga, Palencia. Se ubica en la cima de una colina arbolada, con vistas al embalse de Ruesga. Buen punto de partida para descubrir los parajes de la Montaña Palentina y sus excelentes ejemplos del arte románico. cerveraResérvalo aquí

HOTEL RURAL PIEDRA ABIERTA. Real s/n, 34839 San Martín de Perapertú, Palencia. Antigua fragua, pajar y panera, convertidos ahora en un acogedor alojamiento. Tras su rehabilitación con la piedra, madera y ladrillos originales, encontramos un salón con chimenea, una sala-biblioteca, un aula, un comedor y un total de 10 habitaciones. piedra abiertaResérvalo aquí

¿NECESITAS OTRO TIPO DE ALOJAMIENTO? RESERVA AQUÍ TÚ HOTEL O CASA RURAL



Booking.com

Así lo publicó EL NORTE DE CASTILLA
131004-Berrea-palentina

 

Disfruta de la berrea en la Montaña Palentina
5 (100%) 6 votes

56total visits,3visits today

More from Javier Prieto Gallego

UN VIAJE A LA LAGUNA NEGRA (Soria)

La Laguna Negra, el hechizo insondable de los Picos de Urbión Ecos...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *