El Canal de Castilla en bicicleta

Esclusas 25-27 en el Serrón. Cerca de Grijota. Canal de Castilla. Ramal de Campos. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Esclusas 25-27 en el Serrón. Cerca de Grijota. Canal de Castilla. Ramal de Campos. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Recorrer el Canal de Castilla en bicicleta es una aventura fácil y llena de alicientes. Aquí te doy algunas pistas que pueden ayudarte en el intento.

© Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego

Busca el enlace de descarga al final del texto.
Busca el enlace de descarga al final del texto.

Siempre que se habla del Canal de Castilla se dice que fue el “sueño de la Ilustración”, la manera en la que Castilla quería ganar el mar, abrirse al mundo para dejar atrás una historia de miseria y hambre. En realidad, más que “un sueño” fue el cumplimiento de un anhelo, la forma brillante de subirse al carro de la modernidad. Trazar carreteras de agua por el medio de los trigales no fue un sueño de locos, ni de insensatos, fue una tarea concienzuda y tenaz, el logro de la perseverancia, el triunfo del cálculo preciso, de la regla y el cartabón. La solución brillante a un problema atávico en Castilla: saltarse los caminos infames de la meseta, impracticables durante el invierno, para llegar con sus tesoros -la harina, el cereal…- en grandes cantidades hasta el puerto de Santander antes de que se pudriera en las carretas o se estropeara en los almacenes.

De aquel empeño, que tardó casi cien años en verse cumplido desde la primera hasta la última palada, quedó sobre el terreno una obra que aún hoy sigue provocando admiración: por sus dimensiones, por su dificultad, por su precisión, por su ingenio, por su triste final… Una larga zanja verdiazul que se sigue pintando como un oasis sombreado por dos hileras de infinitos chopos.

Retención del Canal de Castilla en Alar del Rey. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Retención del Canal de Castilla en Alar del Rey. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

El orgullo de haber trazado sobre el terreno una vía rápida en la que poner a navegar toneladas de harina y trigo para hacerlos llegar cuanto antes al mar quedó hecho añicos a las pocas décadas de verse cumplido el sueño, con la llegada del ferrocarril. Por suerte, aquella agua encauzada propició también el surgimiento de un reguero de industrias, fábricas de harina, luz y batanes que siguieron moviéndose casi cien años más.

Y es todo ese conjunto de cosas -piedras, esfuerzo, historia, paisaje- lo que hacen del Canal de Castilla algo especial: un monumento que parece salir poco a poco de sus horas más bajas, que parece ir sacudiéndose poco a poco el manto del olvido bajo el que estuvo oculto durante décadas mientras se deshacían sus sillares, sus fábricas, sus esclusas como azucarillos en un café caliente.

Hoy el Canal de Castilla puede ser excusa para muchas cosas pero una de las que cada vez apetece más es pegarse a sus orillas, como los mulos que tiraban de las barcazas para acelerar el tránsito, y recorrerlo de punta a punta. Es, desde luego, la forma más íntima de disfrutarlo. La mejor de descubrir sus secretos, de llevarse sus olores, el ruido de sus esclusas, el trajín de una floresta en la que abundan los pájaros.

Grupo de esclusas del Canal de Castilla en Frómista. El Camino de Santiago a su paso por Palencia. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Grupo de esclusas del Canal de Castilla en Frómista. El Camino de Santiago a su paso por Palencia. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Y entre todas las posibles, hacerlo en bicicleta es una de las más apetecibles. La razón de quienes se lanzan a este pedaleo fluvial es que en unas pocas jornadas puedes hacerte la composición completa de esta obra faraónica. También que es fácil -evidentemente, no tiene pérdida-, apenas se acusa desnivel, propicia un íntimo contacto con la naturaleza y, por último, transporta directamente a una época y un momento al que es imposible llegar de otra manera. Bajar de la bicicleta y curiosear ruinas, asomarse a las esclusas, embobarse con la contemplación de la corriente son algunas de la recompensas. Tan inmateriales como imperecederas. Las que con más valor se buscan y se guardan.

Buscamos ya la aventura del canal.

ETAPAS – Ramal Norte

Incio del Castilla y León en Alar del Rey. Palencia. España © Javier Prieto Gallego
Incio del Castilla y León en Alar del Rey. Palencia. España © Javier Prieto Gallego

1ª ALAR DEL REY -HERRERA DE PISUERGA (9,85 km)

En Alar del Rey el Canal de Castilla toma las aguas del río Pisuerga y aquí comienza la aventura de quienes se proponen descender con ellas hasta el sur de la provincia. Alar del Rey fue una de las poblaciones que surgieron con los trajines constructores del canal y la única que sobrevivió. Poco después del arranque del canal hay que prestar atención a la dársena. Desde ella las mercancías se organizaban para comenzar su viaje fluvial o cargaban en carros para continuar hacia Santander. Imprescindible, un vistazo a las bodegas del lado izquierdo, de las que se dice que fueron utilizadas como mazmorras.

La aventura de recorrer el canal en bicicleta implica no solo pedalear junto a sus aguas. También dedicar un tiempo a conocer las poblaciones entre las que discurre. Una de ellas es Herrera de Pisuerga. Entre sus calles se descubren casas blasonadas del siglo XVII. Destaca por su excelentes vistas sobre la ribera del Pisuerga y en ella merece la pena acercarse hasta su plaza Mayor, el arco de la Puerta Nueva, el Aula de Arqueología (tel. 666 589865) y el Aula del Cangrejo de Río (tel. 979 069494). Uno de los alicientes de recorrer el canal es que no solo puede pedalearse junto a sus aguas, también navegar por ellas. Uno de los cuatro barcos que actualmente lo hacen es el Marqués de la Ensenada (tel. 664 201415/ 979 70 65 23). Sus viajes arrancan en el Centro de Interpretación ubicado junto a la retención de San Andrés. Se accede desde la N-611 en el kilómetro 79.

2ª HERRERA DE PISUERGA – OSORNO LA MAYOR (26,36 km)

En este tramo se localizan numerosos puntos de interés. Entre ellos están, las ruinas del batán del Rey, a poco más de un kilómetro de la retención de San Andrés, ejemplo de las numerosas industrias que prosperaron utilizando las aguas del canal. Junto al puente de Carrecalzada, cerca de Melgar de Fernamental, se ubican un hotel rural y el embarcadero desde el que parten los viajes en el barco San Carlos de Abánades (tel. 628 629 997). Más adelante, una de las obras más singulares de cuantas jalonan el canal, el Acueducto de Abánades. Gracias a él sus aguas salvan por alto las del río Valdavia o Abánades. Junto al acueducto se ubicó una de las localidades que, como Alar, nacieron en el transcurso de esta gran obra.

3ª OSORNO LA MAYOR – FRÓMISTA (21,2 km)

Esta etapa finaliza en Frómista al alcanzar el conjunto de esclusas más grande que es, además, uno de los más bellos y que salvan mayor desnivel. Pero toda la localidad atesora un destacado patrimonio cultural e histórico por el singular hecho de ser el punto en el que se cruzan el Camino de Santiago, que corre de este a oeste de la Península, y el canal, que discurre de norte a sur. En Frómista es universalmente conocida su iglesia románica de San Martín. También hay que acercarse hasta la iglesia de San Pedro y su museo de arte sacro, o disfrutar del espectáculo multimedia Vestigia que se proyecta en la iglesia de Santa María del Castillo (web: vestigia.es).

4ª FRÓMISTA – CALAHORRA DE RIBAS (17,3 km)

Antes de alcanzar el final de etapa la Laguna de la Toja evidencia que además del valor paisajístico e histórico, el canal encierra un alto valor ecológico. No deja de ser un importante “oasis” de vegetación y agua capaz de aglutinar mucha de la vida silvestre que habita las planicies mesetarias por las que pasa. Un largo pasillo verde que alimenta también algunos notables humedales de estas llanuras. Como el de la laguna de la Toja de Ribas que cuenta con un observatorio ornitológico. Más adelante, Calahorra de Ribas es el punto en el que finaliza el ramal Norte. También fue el punto concreto en el que dieron comienzo las obras del canal el 16 de julio de 1753. Posee, por esa razón, su conjunto de esclusas más antiguas. Unos metros más abajo sus aguas se mezclan con las del río Carrión para tomar, en la otra orilla, las aguas de este río en su viaje hacia el sur.

Esclusas de Calahorra de Ribas. Fueron las primeras en construirse inspiradas en modelos ideados por Leonardo DaVinci. Su forma permitía el paso de dos barcazas a la vez pero resultaban más lentas que las construidas posteriormente. Cana del Castilla. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Esclusas de Calahorra de Ribas. Canal del Castilla. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

5ª CALAHORRA DE RIBAS – EL SERRÓN (11 km)

Del otro lado del Carrión da comienzo el Ranal de Campos. En este tramo merecen atención la primera de la retención de este ramal o el puente de Valdemudo, levantado en ese lugar para no interrumpir el paso de la Cañada Real Leonesa. Fue uno de los primeros en construirse y el único realizado por Carlos Lemaur. Más adelante se alcanza El Serrón, con otro espectacular conjunto de esclusas es el punto en el que canal se parte en dos. Y de la misma forma que el canal se parte en dos, el viaje también. Habrá que decidir cuál de los ramales decidimos rematar. El Ramal de Campos continúa hacia Medina de Rioseco mientras que el del Sur nace aquí para morir en Valladolid.

Caseta de riego medio arruinada junto al Canal de Castilla. Ramal de Campos. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Galleg
Caseta de riego medio arruinada junto al Canal de Castilla. Ramal de Campos. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

6ª A – EL SERRÓN-SAHAGÚN EL REAL – MEDINA DE RIOSECO (63,17 km)

Larga etapa que, si queremos, podemos desdoblar perfectamente en dos. En Villaumbrales se localizan La Casa del Rey, antiguo astillero donde se ubica el Museo del Canal de Castilla (tel. 979 833 114) y el muelle desde el que parten los viajes del barco Juan de Homar (tel. 673 368 486). En Sahagún el Real encontramos el conjunto de edificios formados por los almacenes, Casa del Fiel y una ermita -único edificio religioso directamente ligado al canal- y recala en rincones tan llamativos como las esclusas y fábrica de Abarca. Los últimos kilómetros del viaje discurren por la provincia de Valladolid hasta finalizar en la dársena de Medina de Rioseco.

6ª B EL SERRÓN – VALLADOLID (54,46 km)

El Serrón fue un importante núcleo de actividad industrial mientras duró la navegación. De su triple esclusa (las 25-26-27 y las instalaciones anejas -fábrica de harinas, almacenes, viviendas…-) arranca el Ramal Sur que finaliza en la capital vallisoletana. Aún por la provincia de Palencia durante casi todo su desarrollo vamos a encontrar notables lugares en los que recalar como la esclusa doble de Grijota, el ramal que conduce hasta la dársena de Palencia o los conjuntos de esclusas de Soto Albúrez y Dueñas.

NO DEJES DE ECHAR UN VISTAZO A ESTOS REPORTAJES:

Un paseo por el Canal de Castilla (Calahorra de Ribas – Puente de Valdemudo)

La triple esclusa de Calahorra de Ribas conforma una de las estampas más bellas de toda esa fantástica obra de ingeniería hidráulica del siglo XVIII que es el Canal de Castilla. En este reportaje os propongo un paseo en bicicleta o a pie desde estas esclusas hasta el puente de Valdemudo, punto de paso de la Cañada Real Leonesa.

 

La aventura de recorrer el Canal de Castilla en bicicleta (Palencia)

Una de las formas más atractivas de disfrutar y conocer el Canal de Castilla es recorrerlo en bicicleta. Si te animas a recorrer su Ramal Norte, aquí te cuento algunas cosas que no deberías perderte.

DESCÁRGATE GRATIS la versión en PDF de este reportaje tal y como la publiqué en

EL NORTE DE CASTILLA

NOR GPS 24062016 : GPS Planillo : 1 : Página 1

 

NOR GPS 24062016 : GPS Planillo : 2 : Página 2 y 3 PALENCIA

El Canal de Castilla en bicicleta
5 (100%) 19 votes

148total visits,1visits today

More from Javier Prieto Gallego

Museo Nacional de Escultura Colegio de San Gregorio

[button content="GUÍA DE VALLADOLID" color="orange" text="white" url="http://www.siempredepaso.es/?s=%22gu%C3%ADa+de+valladolid%22" openin="_self"] © Texto y fotografías:...
Leer más

2 Comentarios

  • Hola Javier, me ha gustado mucho tu reportaje sobre el Canal de Castilla.
    Te escribo desde la Oficina de Turismo de Cabezón de Pisuerga, nosotros pertenecemos al Ramal Sur del Canal . Te invito a que nos visites para que puedas conocer esta otra parte del Canal, si no lo conoces ya y otros encantos que tiene Cabezón de Pisuerga.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *