El Sendero de los Reales Sitios (Segovia)

Río Valsaín. Escalinatas de granito. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;
Río Valsaín. Escalinatas de granito. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;
En el siglo XVIII el rey Carlos III mandó enlosar la orilla izquierda del río Eresma entre el nacimiento del río y el Palacio Real de la Granja para hacer más placentera su irrefrenable afición a la pesca de la trucha. Es lo que se conoce como las Pesquerías Reales. Recorrerlas es uno de los atractivos del sendero de los Reales Sitios, que discurre entre La Granja, Valsaín y La Pradera de Navalhorno.

Un paseo en torno a La Granja y los pinares de Valsaín

© Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego

El capricho de un rey pescador. Todo se debe a la pasión de Carlos III por pescar truchas. Así se escribe la historia y así se acometen impagables obras públicas como la pavimentación de la orilla izquierda del río Eresma a su paso por Valsaín. Impagable no por la cuantía pecuniaria, que también; impagable, sobre todo, por el gozo inmenso que hoy procura a quien se aventura por aquellas losas de granito en un recorrido inolvidable para disfrutar de algunos de los rincones más hermosos que imaginarse pueda.

Río Valsaín. Escalinatas de granito. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;
Río Valsaín. Escalinatas de granito. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;

El rey Carlos III lo sabía como nadie y por eso impulsó esta auténtica senda de pescadores de uso regio con unas obras que se llevaron a cabo entre 1767 y 1769 a lo largo de los nueve primeros kilómetros del río Valsaín, que es como se nomina al Eresma aquí, entre su nacimiento y el actual embalse segoviano de Pontón Alto. Nueve deliciosos kilómetros en los que sus paisajistas de cabecera diseñaron todo un repertorio de escalinatas, muretes y represas con el fin de que su rey pescador pudiera pasearse las orillas y escoger el rincón que mejor viera para practicar una de sus aficiones preferidas sin mancharse ni la suela de los botines. Aquellas obras dotaron a este tramo del río de pontones para cruzarlo, pequeñas pesquerías –escalones que bajan al ras de la corriente- y saltos de agua con los que procurar su oxigenación y la consecuente mejora en la cría truchera. Todo ello a un paso del versallesco real palacio de La Granja, descansadero regio utilizado con fruición por sus privilegiados tenientes desde tiempos de Enrique IV.

Por suerte para los corre-ríos buena parte de aquella obra sigue aún, a pesar del musgo y las crecidas, donde se plantó tan alcance de cualquier plebeyo que haría pasmarse a más de un rey campechano.

Río Valsaín. Losas de granito. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;
Río Valsaín. Losas de granito. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;

Por si fuera poco, cuenta con una buena señalización como compañera de viaje por alguno de sus tramos más impactantes. El itinerario en cuestión se conoce como “Sendero de los Reales Sitios” y su trazado circular permite enlazar las localidades de La Granja, Valsaín y La Pradera de Navalhorno en un delicioso paseo del que forma parte el aludido tramo de las Pequerías Reales.

El paseo

El inicio de la caminata, y el primero de los paneles informativos, hay que buscarlo en la rotonda junto a la puerta de Segovia -uno de los accesos al Real Sitio-, en el arranque de la carretera que continúa hacia Navacerrada. Desde ese panel, lo primeros pasos encaminan hacia Segovia mientras se avanza con la carretera al lado derecho. A los pocos metros se alcanza la melancólica fachada del viejo Parador levantado en el siglo XVIII para los transeúntes de este peligroso camino hacia Madrid. En otros pocos pasos más, frente a la gasolinera, se alcanza el segundo de los paneles, dispuesto para informar acerca de la importancia que las ricas huertas del entorno de La Granja tienen en el cultivo de los afamados judiones, producto estrella en la gastronomía de la localidad.

Vado de Las Pasaderas. Río Valsaín. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;
Vado de Las Pasaderas. Río Valsaín. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;

Tras superar el puente que cruza el embalse del Pontón Alto el paseo abandona los trajines de la carretera para ponerse en paralelo con la orilla izquierda del río. El tramo por el robledal que arropa entre jaras las márgenes del embalse finaliza en su misma cola, al alcanzar los primeros vestigios del regio enlosado junto a uno de los hitos que delimitaban propiedades y derechos. Desde aquí hasta la localidad de Valsaín median 3,5 km de delicioso paseo repleto de sopresas y piedras bien puestas entre los que destacan, por orden de aparición, el vado del puente de Las Pasaderas, la escalinata que precede al puente del Anzolero o la presa del Olvido, ya cerca de Valsaín. Desde esta localidad, tras visitar las desabridas ruinas del primtivo palacio real, conocido como la Casa del Bosque, el camino enfila hacia La Pradera de Navalhorno para atajarla por su calle Primera en dirección al Centro de Montes y Aserradero de Valsaín.

Ruinas del Palacio Real de Valsaín. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;
Ruinas del Palacio Real de Valsaín. Sendero de los Reales Sitios-Las Pesquerías Reales. La Granja-Valsaín. Segovia. España © Javier Prieto Gallego;

La población de La Pradera de Navalhorno tiene su origen en los aserraderos y talleres de madera que explotaban desde principios del siglo XIX la impresionante riqueza forestal de estos pinares. A finales de ese siglo se acometió la ordenación de este asentamiento hasta convertirse en un modelo de urbanización industrial siguiendo el criterio de armonizar las necesidades de producción con el de procurar un lugar digno para los trabajadores. La uniformidad y peculiar arquitectura que presentan sus casas tiene que ver con el hecho de las primeras casas que se levantaron aquí se realizaban en adobe para después recubrirse de madera. La forma impermeabilizarlas y favorecer el tratamiento de la madera era untar la madera con la grasa procedente de las fábricas. Adquirían así el característico tono oscuro que aún mantiene la pintura que se usa en la actualidad.

Arquitectura tradicional en la Pradera de Navalhorno. Valsaín. Segovia. Castilla y León. España, 2011 © Javier Prieto Gallego;
Arquitectura tradicional en la Pradera de Navalhorno. Valsaín. Segovia. Castilla y León. España, 2011 © Javier Prieto Gallego;

La última de sus serrerías, afanada en la elaboración de palés, da paso a un arbolado paseo de añosos fresnos por el que se alcanza la fuente del Nogal de Calabazas. Se alcanza después, escoltado por impresionantes apilamientos de troncos cortados, la bifurcación en la que se abanonda el asfalto para encaminarse, a través de los pinares, hasta la puerta de Los Cosíos, del palacio Real. Por esta puerta, cercana a la fuente conocida como Baños de Diana, entraba a menudo la comitiva real al recinto de los jardines. Desde ella una pista conduce hasta la cercana carretera CL-601 en cuya compañía, recorriendo el sendero que la flanquea, se llega de nuevo, en diez minutos, al inicio del paseo.

Avenida con fresnos a la entrada de la Pradera de Navalhornos. Valsaín. Segovia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Avenida con fresnos a la entrada de la Pradera de Navalhornos. Valsaín. Segovia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;

FICHA TÉCNICA

Tipo de recorrido: Circular.

Señalización: Sí.

Inicio: El inicio del paseo se localiza junto a la Puerta de Segovia, de la localidad de La Granja de San Ildefonso.

Longitud: 9 km.

Duración: Unas 3 horas.

Tipo de camino: Pistas y caminos.

Desnivel: 132 m.

Dificultad: Fácil. Se puede hacer con niños.

Cómo llegar: La Granja de San Ildefonso se encuentra a 12 km de Segovia por la CL-601 hacia Navacerrada.

Época recomendable: Cualquiera excepto en época de lluvias. El pavimento puede estar resbaladizo y haber zonas anegadas.

Observaciones: Este sendero recorre la última parte de las Pesquerías Reales. Quien desee puede continuar desde Valsaín por la orilla izquierda hasta la confluencia de los arroyos del Telégrafo y Cerro Minguete.

Más información: Oficina de Turismo Real Sitio de San Ildefonso, tel. 921 47 39 53. Web: www.turismorealsitiodesanildefonso.com.

Emergencias: Tel. 112.

Plano Senderos reales sitios
© Javier Prieto Gallego

 

reserva-online.jpg
DÓNDE DORMIR
Aquí te presento dos sugerencias. Si no te convencen, utiliza el buscador de más abajo.
LAS CASAS DEL PALOMAR I & II. Calle del Palomar s/n, Ortigosa del Monte, Segovia. Ubicadas en una finca de bosque autóctono de fresno y roble que las mimetiza, con rincones especiales de musgos, flores y sonidos. Perfecto para el disfrute de los niños y para el juego creativo.El diseño interior es original tanto por la estructura como por la decoración, con todas las comodidades necesarias para tener una agradable estancia en plena naturaleza. casas palomar Resérvalo aquí
CASA DE NAVALHORNO VALSAÍN. Carretera de Madrid, 41, 40109 La Pradera de Navalhorno, Segovia. Apartamentos modernos en un edificio de estilo rústico con paredes de piedra. Piscina al aire libre, terraza y conexión WiFi gratuita. navalhorno valsaResérvalo aquí

¿NECESITAS OTRO TIPO DE ALOJAMIENTO? RESERVA AQUÍ



Booking.com

LLÉVATE ESTE PROGRAMA EN EL BOLSILLO
Escucha mi colaboración en ONDA CERO CASTILLA Y LEÓN sobre El Sendero de los Reales Sitios

El Sendero de los Reales Sitios (Segovia)
5 (100%) 7 votes
More from Javier Prieto Gallego

Siete pistas para recorrer La Vera (Cáceres)

Gargantas, pimientos y pueblos de postal Un recorrido en siete pasos por...
Leer más

2 Comentarios

  • Un paseo muy bien descrito y que merece la pena recorrerlo y disfrutarlo solo o en familia. En la actualidad se han hecho algunos puentes de madera que permiten el paso por algunos arroyos crecidos en época de lluvias y deshielo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *