EL ÚLTIMO VIAJE DEL EMPERADOR CARLOS V

El valle de Medina de Pomar desde el aire. Ruta de Carlos V. Burgos. Las Merindades. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
El valle de Medina de Pomar desde el aire. Ruta de Carlos V. Burgos. Las Merindades. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
En septiembre de 1556 el emperador Carlos V, tras abdicar de sus dos coronas, emprende un largo viaje desde Bruselas hacia el lugar donde desea descansar y reponer fuerzas, el monasterio de Yuste, en Extremadura, donde finalmente fallecerá unos años después. Este es el itinerario desde su desembarco en la Península.

Tras abdicar en su hijo Felipe, Carlos V emprendió el camino de su retiro atravesando Cantabria y Castilla y León hasta alcanzar Yuste

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Al llegar estar fechas, finales de septiembre y primeros de octubre, Laredo (Cantabria) y Medina de Pomar (Burgos) se echan a las calles para recordar su paso por ellas de una comitiva regia algo fuera de lo común: la que acompañaba al emperador Carlos tras decidir retirarse del mundanal ruido para disfrutar, en la medida de lo posible, de una jubilación ociosa y soleada. El desembarco en Laredo tuvo lugar el 28 de septiembre 1556 pero, en realidad, el viaje interior del que en aquel momento era el hombre más poderoso de occidente había comenzado unos años antes.

Monasterio de Yuste. Busto de Carlos I. Localidad de Cuacos de Yuste. En la ruta de Carlos V. Comarca de la Vera. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Monasterio de Yuste. Busto de Carlos I. Localidad de Cuacos de Yuste. En la ruta de Carlos V. Comarca de la Vera. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

Ya en enero de 1548 había redactado su testamento político pensando en su hijo Felipe. En 1550, comenzado a dictar sus memorias. Y en 1555, el 25 de octubre, proclamado el discurso en el que renunciaba a la soberanía de los Países Bajos en favor de su hijo Felipe. Tres meses después abdicaba de todos sus dominios españoles tanto en el Viejo como en el Nuevo Mundo. En septiembre de 1556 renunciaba al imperio de Alemania en favor de su hermano Fernando.

Es entonces, como si a los 56 años de edad y tras un reinado lleno de turbulencias y ajetreos se acabara de quitar un enorme peso de encima -en realidad aquellas dos enormes coronas debían de pesar lo suyo-, cuando comenzó a preparar “el viaje de su vida“, el que le llevara, desde su residencia en la grisácea Bruselas, a un lugar remoto, perdido y soleado de la península Ibérica que, al saberse escogido por tan distinguido huésped, tuvo que comenzar los preparativos de adaptación a toda velocidad. Aquel lugar, prácticamente desconocido para todos en aquel momento, era el monasterio jerónimo de Yuste, en la comarca cacereña de La Vera.

Claustro del Monasterio de Yuste. Localidad de Cuacos de Yuste. Comarca de la Vera. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Claustro del Monasterio de Yuste. Localidad de Cuacos de Yuste. Comarca de la Vera. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

La primera parte del viaje, que al final integrarían un total de 150 personas, discurrió pues por territorio europeo. El 8 de agosto de 1556 él y su hijo Felipe hicieron juntos el trayecto entre Bruselas y Gante, la ciudad natal del Emperador, donde tuvo lugar una emocionante despedida entre ambos. En compañía de sus hermanas Leonor y María, Carlos continuó hasta Flesinga, en la actual Holanda. Desde allí partieron el 17 de septiembre, tras esperar unos días la llegada del momento apropiado, el Emperador, en su galera “Espíritu Santo”, y una flota de 60 embarcaciones. Después de algunas vicisitudes de navegación y recalar en Dover durante varios días por mal tiempo, arribaron al puerto de Laredo el 28 de septiembre. Un lunes por la tarde, para más señas.

Laredo era, en aquel tiempo, el puerto más importante de Castilla. La vía habitual de entrada y salida de sus mercancías hacia el Cantábrico. Y también de comitivas regias, que en sus desplazamientos marítimos por Europa tenían en esta localidad la forma más rápida de pasar de la meseta al mar. Por eso en Laredo, acostumbrados al paso de reyes, príncipes y mercaderes por sus calles supieron hacer los honores correspondientes al emperador Carlos.

Y eso es lo que andan recreando en Laredo estos días en unas jornadas festivas que tienen la consideración de Fiestas de Interés Turístico Regional. Precisamente, la parte más pintoresca del programa tiene lugar este fin de semana, comenzando esta misma noche con el espectáculo del desembarco que acontece sobre las arenas de la playa de la Salvé entre fuegos de artificio, desfiles renacentistas y salves marineras (www.laredoturismo.es).

Tras unos pocos días de descanso, y seguro que con ganas de llegar al final cuanto antes, el 6 de octubre el emperador Carlos parte camino de la meseta haciendo noches, antes de alcanzarla, en las localidades de Ampuero y Lanestosa. El 8 de octubre recala en Agüera, localidad burgalesa, primera dentro de los actuales límites de la comunidad de Castilla y León que pueden visitar quienes decidan seguir aquel itinerario. Un itinerario que tiene espacio web (www.rutacarlosv.es) y que está siendo impulsado por la Red de Cooperación de Ciudades y Municipios de la Ruta de Carlos V Gante-Yuste como candidato a ser consideraro Itineario Cultural Europeo.

Busto de Carlos I. Museo de las Merindades en la Ruta del Emperador Carlos V. Medina de Pomar. Burgos. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Busto de Carlos I. Museo de las Merindades en la Ruta del Emperador Carlos V. Medina de Pomar. Burgos. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.

Medina de Pomar es la siguiente localidad, tras Laredo, en hacer verdaderos honores a la llegada de Carlos I. Medina es una población importante de las merindades burgalesas y durante su corta estancia en ella se relata la dolorosa indigestión sufrida por el Emperador a causa del escabeche servido en el banquete de recepción. Cura sus males, ansioso por continuar cuanto antes, entre lo que hoy son las ruinas del hospital de la Vera Cruz, importante fundación de la Edad de Media.

Al igual que Laredo, Medina de Pomar continúa celebrando con entusiasmo el recuerdo de aquel viaje, especialmente durante el tercer fin de semana del mes de octubre, en el que la ciudad se engalana como en aquella ocasión, al tiempo que vecinos y visitantes la recorren ataviados de época. Todo ello arropado por un programa de actividades entre las que no faltan los mercados renacentistas y desfiles.

En el trayecto hasta la capital burgalesa el Emperador y su séquito irá deteniéndose en localidades como Puentearenas, hasta la que hoy merece la pena llegarse aunque sólo sea para admirar la joya de su iglesia de San Pedro de Tejada. Muy cerca queda El Almiñé, con un singular carnaval. También hoy es posible seguir a pie una parte de aquel viaje por el tramo de calzada empedrada, el llamado Camino del Pescado, que une esta localidad con el puerto de la Mazorra.

Iglesia de San Pedro de Tejada, en la ruta de Carlos V. Siglo XII. Las Merindades. Valle de Valdivielso. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Iglesia de San Pedro de Tejada, en la ruta de Carlos V. Siglo XII. Las Merindades. Valle de Valdivielso. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

La comitiva real llega el 12 de octubre a la casa de Postas de la localidad de Pesadas de Burgos. Al día siguiente entraría en Burgos para hospedarse en la Casa del Cordón.

Continúa hacia el sur el viaje real en busca de un descanso que, a la postre, intuye eterno. Desde Burgos, fiel al cauce del Arlanzón y luego al del Pisuerga, en el itinerario se suceden las paradas en Celada del Camino, Palenzuela –donde enferma de nuevo-, Torquemada, Dueñas y Cabezón, donde llega la noche del 20 de octubre. Al día siguiente lo hará en Valladolid. Quince días después el periplo se reanuda con nuevas paradas en Valdestillas, Medina del Campo, Horcajo de las Torres, Peñaranda de Bracamonte, Alaraz, Gallegos de Solmirón y El Barco de Ávila, ya en la vertiente septentrional de Gredos y junto al cauce del Tormes.

Riberas del Pisuerga cerca de Cabezón de Pisuerga, en la ruta de Carlos V. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.
Riberas del Pisuerga cerca de Cabezón de Pisuerga, en la ruta de Carlos V. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego.

Al otro lado de las montañas le esperan ya con todo preparado en Jarandilla, donde aguardará a que rematen las obras del vecino monasterio. La impaciencia del Emperador por alcanzarlo es tanta que, desde la localidad de Tornavacas decide atajar a través de las montañas por caminos incómodos e impracticables, cualquier cosa con tal de ahorrarse diez días viaje. Esos mismos caminos reúnen cada año a miles de senderistas que realizan la esta etapa del viaje imperial en eventos organizados por clubes de montaña de Ávila y Plasencia.

Monasterio de Yuste. Silla de la Gota o Silla de Lectura perteneciente a Carlos I. Localidad de Cuacos de Yuste. Comarca de la Vera. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego
Monasterio de Yuste. Silla de la Gota o Silla de Lectura perteneciente a Carlos I. Localidad de Cuacos de Yuste. Comarca de la Vera. Cáceres. Extremadura. España. © Javier Prieto Gallego

El 12 de noviembre de 1556, tres meses después de su partida, la silla de mano en la que había cruzado media España sostenida a pulso por sirvientes y vecinos, arribaba al castillo de Jarandilla de la Vera. Finalizadas las obras, otros tres meses después y en una tarde, pasó del castillo al convento que tanto anhelaba.

Pernoctaciones del emperador durante su último viaje

LUGAR PROVINCIA FECHA
LAREDO CANTABRIA 28-9-1556/5-10-1556
AMPUERO CANTABRIA 6-10-1556
LANESTOSA VIZCAYA 7-10-1556
AGÜERA BURGOS 8-10-2006
MEDINA DE POMAR BURGOS 9-10-1556/10-10-1556
PESADAS BURGOS 11-10-1556
HONTOMIN BURGOS 12-10-1556
BURGOS BURGOS 13-10-1556/15-10-1556
CELADA DEL CAMINO BURGOS 16-10-1556
PALENZUELA PALENCIA 17-10-1556
TORQUEMADA PALENCIA 18-10-1556
DUEÑAS PALENCIA 19-10-1556
CABEZÓN DEL PISUERGA VALLADOLID 20-10-1556
VALLADOLID VALLADOLID 21-10-1556/3-11-1556
VALDESTILLAS VALLADOLID 4-11-1556
MEDINA DEL CAMPO VALLADOLID 5-11-1556
HORCAJO DE LAS TORRES ÁVILA 6-11-1556
PEÑARANDA DE BRACAMONTE SALAMANCA 7-11-1556
ALARAZ SALAMANCA 8-11-1556
GALLEGOS DE SOLMIRÓN SALAMANCA 9-11-1556
EL BARCO DE ÁVILA ÁVILA 10-11-1556
TORNAVACAS CÁCERES 11-11-1556
JARANDILLA CÁCERES 12-11-1556/2-2-1557
MONASTERIO DE YUSTE CÁCERES 3-2-1557/21-9-1558 †

 

Así lo publiqué en EL NORTE DE CASTILLA

Ruta del Emperador Carlos V. Reportaje publicado por Javier Prieto Gallego en el periódico EL NORTE DE CASTILLA.
Ruta del Emperador Carlos V. Reportaje publicado por Javier Prieto Gallego en el periódico EL NORTE DE CASTILLA.
Ruta del Emperador Carlos V. Reportaje publicado por Javier Prieto Gallego en el periódico EL NORTE DE CASTILLA.
Ruta del Emperador Carlos V. Reportaje publicado por Javier Prieto Gallego en el periódico EL NORTE DE CASTILLA.

 

Y tú ¿has realizado este viaje? ¿conoces alguno de estos lugares?

EL ÚLTIMO VIAJE DEL EMPERADOR CARLOS V
5 (100%) 11 votes
More from Javier Prieto Gallego

Puente romano sobre el Tormes a su paso por Salamanca

ASÍ VEO EL MUNDO/fotos de mi archivo  La ciudad de Salamanca evolucionó...
Leer más

2 Comentarios

  • Primero, mi enhorabuena por el artículo “La última travesía del Emperador”, es de los mejores que he leido, y leo todos los suyos, sin embargo el croquis de la ruta es muy pobre, aunque lo entiendo por el espacio, pero sí le hubiera agradecido una referéncia donde encontar la ruta en GPS con detalles, si es camino o si se sigue por carretera, la web que ud. señala, no tiene demasiados detalles. UN SALUDO

    • Hola Manuel, muchas gracias. Efectivamente, el croquis es un mero apunte orientativo pues no existe un mapa realizado con detalle respecto a este viaje. Hoy en día podría seguirse por carretera enlazando las localidades que aparecen en la relación de pernoctaciones. Entre Tornavacas y Jarandilla el trayecto de 25 km discurre por senderos de montaña y está señalizada como Ruta de Carlos V. Un abrazo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *