Isla Negra, la casa de Pablo Neruda (Chile)

Una mujer, descalza y vestida de rojo, contempla el atardecer de pie sobre la arena de la playa de Isla Negra (Chile). Pablo Neruda rebautizó la pequeña aldea de Las Gaviotas con el nombre de Isla Negra inspirado por el color de la rocas que baña en ese punto de la costa chilena el oceáno Pacífico. El poeta compró allí una casa en 1937 tras regresar de uno de sus viajes, con la intención de convertirlo en un refugio en el que retirarse a trabajar. Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Una mujer, descalza y vestida de rojo, contempla el atardecer de pie sobre la arena de la playa de Isla Negra (Chile). Pablo Neruda rebautizó la pequeña aldea de Las Gaviotas con el nombre de Isla Negra inspirado por el color de la rocas que baña en ese punto de la costa chilena el oceáno Pacífico. El poeta compró allí una casa en 1937 tras regresar de uno de sus viajes, con la intención de convertirlo en un refugio en el que retirarse a trabajar. Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Pablo Neruda rebautizó la pequeña aldea de Las Gaviotas con el nombre de Isla Negra inspirado por el color de la rocas que baña en ese punto de la costa chilena el oceáno Pacífico. El poeta compró allí una casa en 1937 tras regresar de uno de sus viajes, con la intención de convertirlo en un refugio en el que retirarse a trabajar. Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego

Isla Negra, el refugio de Neruda

La casa de Pablo Neruda, en la costa pacífica chilena, es un santuario que el poeta llenó de objetos personales

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Ni es una isla, ni es negra. Es una bella casa repleta de magia y de juguetes que se yergue descarada ante el frío mar; una de las tres que habitó el poeta. La de ‘Isla Negra’, a 120 kms de la capital chilena, fue el lugar tranquilo que el Premio Nobel y su mujer, Matilde Urrutia, escogieron para escribir y refugiarse entre viaje y viaje. El lugar grisáceo y solitario desde el que pasar los largos y melancólicos inviernos australes, y en el que hoy se encuentran enterrados. La bautizaron ‘negra’ por el color oscuro de las rocas que salpican la costa.

Abierta en medio de un fresco pinar, sobre una ladera ante la playa, es en la actualidad una casa-museo a la que acuden cientos de turistas, viajeros, curiosos y amantes de su obra. Visitarla es adentrarse de lleno en el secreto mundo de su poesía. No en vano sus poemas están llenos de trozos de su casa, y en su casa se palpa el aire etéreo de sus versos.


Sobre las vallas que rodean la casa de Pablo Neruda en Isla Negra (Chile) pueden leerse grafitos como "Pablo Neruda que estás en los cielos" o distinguirse la efigie del Ché Guevara. Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Sobre las vallas que rodean la casa de Pablo Neruda en Isla Negra (Chile) pueden leerse grafitos como “Pablo Neruda que estás en los cielos” o distinguirse la efigie del Ché Guevara. Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Neruda fue un insaciable coleccionista, y muchos de sus objetos, recolectados en los más dispares lugares del mundo, abarrotan las distintas habitaciones. Decenas de barquitos encerrados en botellas de cristal, máscaras africanas, instrumentos musicales, estatuas, caracolas… su alma de niño preside cada rincón de ‘Isla Negra’: “El niño que no juega no es un niño -dijo el poeta-, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño”. “He edificado mi casa también como un juguete y juego en ella de la mañana a la noche”.
 
Detalle de la terraza de la casa de Pablo Neruda en Isla Negra (Chile). Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Detalle de la terraza de la casa de Pablo Neruda en Isla Negra (Chile). Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Pablo Neruda compró el terreno a finales de 1939 al capitán de navío español Eladio Sobrino cuando sólo era una finca con una pequeña casa de piedra a medio levantar. Desde ese momento fue edificándola como en un juego, sin ningún plan preconcebido y en función de sus necesidades. A su muerte la casa quedó conformada en dos alas que une un arco de piedra. En la norte se encuentra el salón principal. Espacioso, al calor de la chimenea, es el lugar donde instaló, mirando al mar a través de un enorme ventanal, su particular colección de mascarones de barco. ‘La sin nombre’, ‘La María Celeste’, ‘La Marinera de la Rosa’, ‘La Micaela’, santifican la estancia como un tropel de vírgenes pecaminosas que hubieran perdido el habla.

Efigie en granito del poeta Pablo Neruda junto a su casa en Isla Negra (Chile). Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Efigie en granito del poeta Pablo Neruda junto a su casa en Isla Negra (Chile). Isla Negra. Chile ©Javier Prieto Gallego
Isla Negra fue cerrada en tiempos de la dictadura. Un cartel colgado en la puerta decía: “Esta casa no se visita”. Sin embargo nadie pudo evitar que las verjas de madera que rodean la propiedad se convirtieran en un libro abierto que terminó por llenarse de pintadas, poemas, gritos de libertad y efigies del Che.
 
* * * * *
 
[El domingo 8 de abril de 2013 se ha llevado a cabo la exhumación del cadáver del poeta chileno y Premio Nobel de Literatura, Pablo Neruda. Un juez y doce peritos investigan, 40 años después de su muerte, ocurrida el 23 de septiembre de 1973, si esta se produjo como consecuencia del cáncer de próstata que padecía en aquel momento o si hubo en ella intervención de la dictadura militar. La sospecha de que el poeta fue asesinado por la dictadura chilena, que había provocado un golpe militar tres meses antes, siempre planeó sobre el caso pero es ahora, tras las declaraciones de un antiguo conductor suyo, cuando la justicia chilena ha decidido investigar a fondo las circunstancias concretas de su muerte
En esas declaraciones, realizadas a la revista mexicana Proceso, el conductor ha afirmado: “Después del 11 de septiembre, el poeta iba a exiliarse a México junto a su esposa Matilde. El plan era derrocar al tirano desde el extranjero en menos de tres meses. Le iba a pedir ayuda al mundo para echar a Pinochet. Pero antes de que tomara el avión, aprovechando que estaba ingresado en una clínica, le pusieron una inyección letal en el estómago”, tal y como señala el periódico EL PAÍS.]
Isla Negra se localiza en la orilla del Pacífico, a 100 kilómetros de Santiago de Chile.
Isla Negra se localiza en la orilla del Pacífico, a 100 kilómetros de Santiago de Chile.
 
 
Valora este artículo
More from Javier Prieto Gallego

CINCO PISTAS PARA UNA ESCAPADA A LISBOA

Un fado en cinco notas Rincones imprescindibles de una visita a Lisboa...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *