La Catedral de Burgos

Bóveda del cimborrio de la catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Bóveda del cimborrio de la catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
La Catedral de Burgos es una de las obras cumbre del gótico español y cronológicamente la primera representación de la arquitectura gótica clásica en la corona de Castilla. Nos acercamos a ella en este reportaje y te señalo algunos de sus rincones imprescindibles.

OBRA CUMBRE DEL GÓTICO ESPAÑOL

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

La Catedral de Burgos entró en la lista del Patrimonio Mundial de la UNESCO en 1984 y fue uno de los cinco primeros monumentos españoles en formar parte de él. Sus compañeros de timba fueron La Alhambra y el Generalife, la Mezquita de Córdoba, El Escorial y el parque y palacio Güell.

El caso es que una catedral como la de Burgos,  un cántico a la levedad de la piedra que sólo fue posible porque quienes la pensaron imaginaron que con sus pináculos podían rascarle a Dios la barriga –escrito sea desde el respeto-, siempre es merecedora de visita. Tampoco hacen falta demasiadas excusas. Por algo será que es uno de los monumentos más visitados de España.

Tumba del Cid y Jimena en el crucero de la catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Tumba del Cid y Jimena en el crucero de la Catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Para empezar por el principio habría que decir que la gestación del templo burgalés, auténtico icono de la Castilla más medieval, lleva sus raíces hasta el momento en el que comenzó la construcción de un anterior templo románico, a comienzos del siglo XI. Burgos comenzaba entonces también un momento de pujanza en el que se iba consolidando como cabeza de Castilla en la que residía el poder real y eclesiástico. Esto hizo que se viera enseguida la necesidad de ampliar aquel primer templo y, poco después, realizar uno nuevo mucho más moderno y acorde a esa condición. El actual edificio gótico se comenzó a construir el 20 de julio de 1221 en un tiempo de gran dinamismo económico y demográfico, en el que Burgos figuraba ya como un lugar destacado del Camino de Santiago. El mismo camino por el que penetraban, además de peregrinos, las ideas, las modas y el gusto de los franceses por levantar catedrales que se elevaran allá hasta donde fuera posible.

Capilla de los Condestables. Realizada por Simón y Franciso de Colonia entre 1482 y 1517. Catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Capilla de los Condestables. Realizada por Simón y Franciso de Colonia entre 1482 y 1517. Catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Pero las catedrales son seres vivos que no acaban de formarse nunca. Aunque consagrada y en uso, las reformas, añadidos, deterioros y hasta pegotes son constantes. A mediados del siglo XV se realizaron las reformas que culminaron con el añadido de las agujas de las torres que dotaron al templo de su perfil de erizo de la mano de Juan de Colonia. Manos de la misma familia añadieron en la girola una capilla con aires de catedral para que los Condestables, Pedro Fernández Velasco y Mencía de Mendoza, descansaran como auténticos reyes.

Capilla de la Presentación con el sepulcro de Gonzalo Díez de Lerma realizado por Felipe de Vigarny en el centro. Catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Capilla de la Presentación con el sepulcro de Gonzalo Díez de Lerma realizado por Felipe de Vigarny en el centro. Catedral de Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

El espectacular cimborrio se terminó en 1576. Nuevos tiempos dejaron el gusto por el Barroco en la capilla de Santa Tecla y el cerramiento del Coro. Incluso el bombazo que el 13 de julio de 1813 hizo saltar por los aires el castillo de Burgos, que las tropas francesas habían convertido en polvorín, propició sobre la seo una lluvia de pedruscos de tal envergadura que se llevó por delante todas sus vidrieras. Sólo se salvaron la que está sobre la puerta del Sarmental y alguna de las ventanas de la capilla de los Condestables.

LA CATEDRAL DE BURGOS. Tel. 947 20 47 12. Precio: 7 euros. Horario: de noviembre a marzo, 10.00-19.00, el acceso es hasta las 18.00 horas; de marzo a octubre, 9.30-19.30, el acceso se cierra a las 18.30. Es posible que haya visita con guía de la catedral, pero lo difícil es saberlo con antelación. Sólo se hace si hay un mínimo de 10 personas y el guía no libra ese día. Web: Catedral de Burgos.
LA VISITA. Es tal la categoría del monumento y la riqueza patrimonial que atesora que a poca curiosidad que se tenga una hora pasa volando.
RINCONES IMPRESCINDIBLES. La capilla de la Concepción, la Escalera Dorada, la capilla de la Natividad o la de los Condestables. El suelo del crucero alberga la tumba del Cid y su esposa, Jimena.
EL CLAUSTRO BAJO. Merece la pena dejar tiempo en la visita al recorrido por el Área Interpretativa ubicada en el claustro bajo de la catedral. Ahí es posible comprender mejor las distintas fases constructivas del edificio y atender a los detalles arquitectónicos que se reflejan en paneles y maquetas.

reserva-online.jpg
DÓNDE DORMIR
¿Te apetece ir? Aquí te presento dos sugerencias. Si no te convencen, utiliza el buscador de más abajo.
HOTEL FORUM EVOLUCIÓN. Santa Clara 8, Burgos. Hotel moderno situado a 100 metros del Museo de la Evolución Humana y del centro de conferencias. Presenta una decoración de temática vinícola y hay productos de enocosmética a la venta. WiFi gratis evolucion Resérvalo aquí
AC HOTEL BURGOS BY MARRIOT. Paseo de la Audiencia 7, Burgos. Se encuentra en el centro de Burgos, a 2 minutos a pie de la catedral. El hotel dispone del salón AC Lounge y de una cafetería, mientras que el restaurante del hotel, que es elegante, sirve cocina mediterránea. WiFi gratuita. acResérvalo aquí

¿NECESITAS OTRO TIPO DE ALOJAMIENTO? RESERVA AQUÍ



Booking.com

Valora este artículo
More from Javier Prieto Gallego

Una palloza en los Ancares (León)

SIMPLEMENTE, LO QUE VEO/fotos de mi archivo A pesar de que en...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *