Paseo junto a las orillas del río Frío (Aliste, Zamora)

Corral tradicional de la Sierra de la Culebra en proceso de restauración. Riofrío de Aliste. Zamora. Castilla y León. España 2007 © Javier Prieto Gallego
Corral tradicional de la Sierra de la Culebra en proceso de restauración. Riofrío de Aliste. Zamora. Castilla y León. España 2007 © Javier Prieto Gallego
Un paseo entre viejos molinos por las orillas del río Frío, en la comarca zamorana de Aliste.

Ribera de demonios, molinos y corrales

Un reguero de viejas construcciones tradicionales amenizan un paseo junto a las orillas del río Frío, en la comarca de Aliste

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

La localidad zamorana de Riofrío de Aliste es famosa por la particular lucha que tiene lugar en sus calles cada 1 de enero. Entre las brumas de la mañana, la resaca de la Noche Vieja, el humo de los cohetes y el resonar de cencerros se desarrolla desde nadie sabe cuándo la fiesta carnavalesca de Los Carochos, seña de identidad recobrada con vigor por los vecinos a finales de los años 70 y, desde no hace tanto, incluida en la lista de Fiestas de Interés Turístico Regional. La mascarada, que recoge en su denominación el término portugués para aludir al diablo –carocho-, es una joya etnográfica entre cuyas singularidades destaca el gran número de personajes, hasta once, que intervienen en la representación. En una coreografía que se repite de manera similar cada año, el juego teatral va teniendo lugar en distintos rincones del pueblo mientras el Carocho Grande, demonio protagonista de la representación, corre dando gritos y saltos al tiempo que agita unas largas tenazas extensibles que rematan unos cuernos de cabra.

Molino junto al curso del río Frío. Riofrío de Aliste. Zamora Castilla y León. España, 2007 © Javier Prieto Gallego;
Molino junto al curso del río Frío. Riofrío de Aliste. Zamora Castilla y León. España, 2007 © Javier Prieto Gallego;

Pero Riofrío de Aliste abriga más joyas –y sorpresas- etnográficas que sus Carochos. Aguas arriba del río que lleva su mismo nombre un reguero de pequeños molinos antañones ameniza el paseo por una ribera ya de por sí deliciosa. Señalizado con desigual acierto, el paseo puede arrancarse por la calle Fonda, pasar por un lateral de la iglesia y enlazar con la calle de los Molinos. Al principio de ésta última, el estrecho callejón de la Colaga enlaza con un pontón que cruza el río para llevar al molino del mismo nombre, primero de los seis que se van descubriendo en el paseo.

La caminata prosigue por esta misma orilla. Tras el molino, a la altura de una caseta, arranca la senda que corre paralela a la corriente mientras se abandona el pueblo aguas arriba. Pasadas las cuatro paredes del molino de la Mayada se alcanza, en unos 10 minutos, las Fuentes, corro merendero con varios caños y un represamiento para el baño. En la ladera, algo por encima de los dos grandes molinos que lo presiden ,se descubre otra rareza etnográfica más: palomares de los de antes levantados con piedra, pizarra y tapial.

Campos de labor en la ribera del río Frío. Señalización de sendero local. Riofrío de Aliste. Sierra de la Culebra. Zamora. Castilla y León. España, 2007 © Javier Prieto Gallego;
Campos de labor en la ribera del río Frío. Señalización de sendero local. Riofrío de Aliste. Sierra de la Culebra. Zamora. Castilla y León. España, 2007 © Javier Prieto Gallego;

El paseo cambia aquí de orilla y recupera la señalización que, sin pérdida posible, guía aguas arriba hasta topar con la vía del tren que enlaza Zamora y Galicia. Un túnel con acera permite el tránsito de agua y caminantes bajo el talud del tren. Del otro lado, el camino se desdibuja un tanto mientras sortea un corro de viejos huertos comidos por la voracidad de la jara. El revoltijo de tapiales derruidos y matorral termina más arriba al enlazar con una pista que lleva el paseo hasta la otra orilla del río –la izquierda- y el molino del Picón. La misma pista toma algo de altura sobre el valle hasta culminar en un cruce de caminos junto a un corral en trance de restauración. Aquí la señalización se lía por el hecho de cruzarse también itinerarios pedestres que fluyen de distintas zonas. Tras alcanzar el área recreativa de los Cuatro Caños, visible desde el cruce en el fondo del valle, el paseo puede rematarse, al menos, de dos maneras: una, regresando a Ríofrío por el mismo trayecto; otra, tomando la pista agrícola que pasa junto al refugio de caza y, sin desviarse de ella, alcanzar la localidad de Sarracín en dos kilómetros, primero, y Riofrío por la carretera comarcal en otros tres.

EN MARCHA. A Riofrío de Aliste puede llegarse desde Zamora por la N-630 tomada hacia Benavente. Desde ella arranca el posterior desvío de la N-631 hacia Sanabria. En Tábara un nuevo desvío por la ZA-P-2934 lleva, en 19 kilómetros hasta Riofrío.
EL PASEO. Se encuentra señalizado en parte con marcas de pintura blanca y verde. Es de muy fácil realización, sin apenas desniveles. Entre Riofrío de Aliste y el área recreativa de Cuatro Caños median unos 5 km. Tanto si se vuelve por el mismo camino como si hace por Sarracín hay que sumar otros 5 km más. El paseo completo puede realizarse en unas tres horas y media.
INFORMACIÓN. El ayuntamiento de Riofrío de Aliste tiene editado un folleto sobre este sendero. Tel: 980 59 80 01.

Croquis del recorrido
Croquis del recorrido por los molinos de Riofrío de Aliste (Zamora)
Croquis del recorrido por los molinos de Riofrío de Aliste (Zamora)
Recorrido GPS
 

 

Paseo junto a las orillas del río Frío (Aliste, Zamora)
Valora este artículo

125total visits,3visits today

More from Javier Prieto Gallego

El castillo de la Mota (Medina del Campo, Valladolid)

SIMPLEMENTE, LO QUE VEO/fotos de mi archivo El castillo de la Mota...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *