Planes de Navidad en la provincia de Palencia

Siluetas sobre nieve en Peña Tremaya. Al fondo Areños. Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Siluetas sobre nieve en Peña Tremaya. Al fondo Areños. Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
De norte a sur y de este a oeste las posibilidades de organizar un buen plan navideño por la provincia de Palencia son casi infinitas. En esta caja, que no es de galletas pero sí de ideas, hay para todos los gustos. Que cada cual escoja.

SURTIDO DE IDEAS PARA DISFRUTAR DE UNA NAVIDAD EN LA PROVINCIA DE PALENCIA

© Texto y fotografías: Javier Prieto Gallego

01 De belén en belén. Como cada año por estas fechas, la provincia de Palencia puede recorrerse saltando de belén en belén. Y es un recorrido tan extenso que habrá que planificarlo bien para no dejarse ninguno sin visitar. Están expuestos hasta el día 8 de enero y hay un montón de kilómetros por delante. El recorrido puede comenzarse en la capital, donde destaca la monumentalidad del que se exhibe en el Palacio de la Diputación, un belén tradicional castellano de veinte metros cuadrados con más de sesenta figuras de gran calidad, algunas de ellas en movimiento. En el Centro Cultural Provincial, en la plaza de Abilio Calderón de la capital palentina, la Agrupación Belenista “La Morana” expone una escenografía bíblica de más de sesenta metros cuadrados que muestra con gran realismo histórico la vida cotidiana, la arquitectura, las costumbres, la vegetación y el paisaje de la Judea del siglo I. Pero sin salir aún de la capital tenemos también las representaciones belenísticas del Ayuntamiento, el Obispado y varias cofradías. En la provincia destacan los que pueden verse en la Villa Romana de La Olmeda, Herrera de Pisuerga, Fuentes de Nava o Velilla del Río Carrión (www.palenciaturismo.es).
02 Teatro y mercado. Otro clásico de la Navidad palentina es asistir a alguna de las cuatro representaciones del “Auto del nacimiento de Nuestro Señor” que tienen lugar en el convento de Nuestra Señora de la Consolación de Calabazanos los días 17 y 18 de diciembre a las 18 y 20 horas.  A mediados del siglo XV el dramaturgo palentino Gómez Manrique (1412-1490), tío de Jorge Manrique, escribió esta joya de la literatura castellana para ser representada en este mismo lugar y desde entonces, y siguiendo la tradición, no ha dejado de representarse cada Navidad.  La representación arranca en el propio patio del convento, donde durante todo el fin de semana se celebra de forma paralela un mercado medieval que será amenizado por los grupos de danzas y malabares (correo electrónico para información y reservas: autogomezmanrique@gmail.com).

 

03 Música. No puede haber Navidad sin música. Así que otro de los rastros que puede seguirse es de los conciertos que, con motivos navideños, se multiplican por una gran cantidad de municipios. En la capital, el tradicional concierto de Navidad de la Diputación de la iglesia de San Pablo (22 de diciembre a las 21 h.) correrá a cargo de Freedom Gospel. No es mal punto de partida para iniciar un viaje musical que puede tener paradas -por citar solo unas pocas- en Osorno (17 de diciembre a las 19,30 h., parroquia, Coro Ronda Peña Aguilón); Astudillo (26 de diciembre a las 20 h., iglesia de San Pedro, Banda de Música Sta. Mª del Camino); San Cebrián de Campos (30 de diciembre a las 19 h., parroquia, Coral Paredeña); Brañosera (23 de diciembre a las 19,30 h., parroquia, Coral Ronda Aguilar); Ampudia (22 de diciembre a las 20,30 h., Sala de Cultura, Coro Regina Angelorum); Grijota (28 de diciembre a las 19,30 h., parroquia, Coro Virgen de Alconada); o Alar del Rey (30 de diciembre a las 19,30 h.; parroquia, Coro Viento del Norte). Programa completo en palenciaturismo.es.

 

Centro de Interpretación del Románico en el interior de Santa María la Real. Aguilar de Campoo. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Centro de Interpretación del Románico en el interior de Santa María la Real. Aguilar de Campoo. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

04 Rutas por el románico palentino. El norte de la provincia atesora, además de un cinto montañoso lleno de cimas memorables, un reguero de joyas que ya las quisiera para sí el más ambicioso de los dioses. Son los pequeños templos de estilo románico levantados hace 1.000 años entre esas mismas montañas. Una de las mayores concentraciones de templos de este estilo de toda Europa. Un buen plan para estas navidades es organizarse un paseo por ellos. Y la mejor forma de empezarlo es hacerlo en Centro Expositivo ROM -románico y territorio- (www.alojamientosconhistoria.com). Se encuentra ubicado en el monasterio de Santa María la Real de Aguilar de Campoo y es la mejor forma de comprender algunas de las claves que se encuentran detrás de esta forma de construir y entender el mundo.

 

05 Tarzán en invierno. Aventuras en los árboles. Es lo que se propone en el Robledal del Oso de Cervera de Pisuerga. Un parque de aventuras donde lo natural es ir de rama en rama. Siempre bien atado y con todas las medidas de seguridad posibles, por supuesto. El parque está organizado en diferentes circuitos que pueden realizarse según la experiencia y habilidad de cada cual. Y hay para todos. Los más pequeños, entre 4 y 9 años, tienen el suyo propio (14 €). Los mayores tienen hasta cinco circuitos diferentes llenos de retos y dificultades pensados para disfrutar de la naturaleza con un punto de vista diferente al habitual. Y todo ello bajo la supervisión de expertos monitores que guían la actividad y orientan sobre las habilidades necesarias para superar cada circuito. También hay uno -circuito demo- diseñado para permitir una enseñanza rápida y segura de cómo utilizar los equipos de protección. Es imprescindible llamar antes de ir para saber si hay plazas. (Tel. 630 94 45 21, elrobledaldeloso.com).

 

Senda del Gigante del Valle Estrecho. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Senda del Gigante del Valle Estrecho. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

06 Senderos. Lo bueno de los senderos señalizados es que están siempre ahí. Haga como haga. Y siempre son una buena opción para rellenar una mañana de vacaciones o recuperar algo de forma después de uno de los banquetes habituales en Navidad. Son muchos y los encontramos repartidos por toda la provincia. Así que cada cual puede escoger según gustos y ganas de andar. Y por poner solo un ejemplo: La Senda del Gigante del Valle Estrecho. Está señalizado con el código PR-P. Son dos kilómetros de fácil realización y un escaso desnivel. El inicio se localiza a 2 kilómetros de Santibáñez de Resoba, en la Montaña Palentina. Y, además de las hermosas vistas sobre la Sierra de la Peña, cuenta con el aliciente de una leyenda propia, la que justifica la silueta del gigante dormido que se ve enfrente. Un estímulo ideal para hacer con los más pequeños. Más información en la Casa del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina, tel. 979 139 401.

 

Cueva de los Franceses. Páramo de la Lora. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cueva de los Franceses. Páramo de la Lora. Palencia. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

07 Viaje al centro de la Tierra. La Cueva de los Franceses (tel. 659 94 99 98, lacuevadelosfranceses.es) está abierta también por Navidad (cierra los lunes, y los días 24, 25 y 31 de diciembre). Un buen momento para bajar a las profundidades, teniendo en cuenta que en su interior es posible que haga, incluso, mejor que afuera. La temperatura en ella durante todo el año es de 10º. Si lo que queremos es solo asomarnos un poquito al interior de esas tinieblas misteriosas, siempre tendremos abierta la boca enorme y majestuosa de la Cueva del Cobre, nacimiento de un Pisuerga que atravesará después la provincia de norte a sur. Un sendero señalizado, que arranca en Santa María de Redondo, lleva hasta allí (más información en la Casa del Parque Natural de Fuentes Carrionas y Fuente Cobre – Montaña Palentina, tel. 979 139 401).

 

Siluetas sobre nieve en Peña Tremaya. Al fondo Areños. Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Siluetas sobre nieve en Peña Tremaya. Al fondo Areños. Montaña Palentina. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;

08 Una montaña, un amanecer. Hay quien para comenzar el año realiza rituales propios. Al margen de si se han tomado uvas o no, hay quien se propone comenzar el año afrontando un reto personal, algo fuera de lo común o simbólico que marque la pauta para acometer con fuerzas e ilusión el año que se empieza. Y entre esos retos, ¿por qué no?, hay quien se propone ver el primer amanecer del año desde la cumbre de una montaña. No hay ni que decir que se trata de un reto para el que hace falta formación e información pero, dando esto por hecho, no son pocas las cumbres que podrían escogerse para ese primer amanecer del año. Por ejemplo, Peña Tremaya (1.437 m), una cumbre de la Montaña Palentina con muchísima visibilidad, accesible desde la carretera PP-2176. La subida no está señalizada pero resulta fácil orientarse debido a la enorme antena instalada en su cima. El camino arranca 200 metros antes de alcanzar la localidad de Tremaya, en el valle de Redondos.

 

Ornitólogos en uno de los observatorios de la Laguna de la Nava. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Ornitólogos en uno de los observatorios de la Laguna de la Nava. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;

09 Pájaros. El invierno es una época estupenda para disfrutar de la observación de aves. Es el momento en el que miles de ánsares, ánades o cercetas llegan a tierras palentinas huyendo de los gélidos inviernos norteuropeos. Es el momento en el que humedales como los de La Nava o Boada, además de haber recuperado buena parte de sus niveles freáticos, están en plena ebullición. Hay que advertir que los momentos más espectaculares se viven a primeras horas del día o al atardecer, en el que se asiste a la llegada de las multitudinarias bandadas de aves que buscan entre los juncos su refugio para pasar la noche. Casa del Parque del Espacio natural La Nava y Campos de Palencia, tel. 979 84 25 00.

 

Monasterio trapense de San Isidro de Dueñas. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;
Monasterio trapense de San Isidro de Dueñas. Palencia. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego;

10 Remansos de paz. ¡Cómo no! ¿Puede haber momento más apropiado para la reflexión, la evaluación, el propósito de enmienda, la meditación, la programación o la oración que estos días? También hay quien lo único que busca precisamente es un remanso de paz lejos del frénetico impulso compulsivo del consumismo sin más o de un bullicio festivo que parece que no tiene fin. Para unos y para otros disfrutar de unos días de retiro monacal es la mejor forma de lograr el encuentro con uno mismo. O con Dios, si se es creyente. Palencia es un territorio pródigo en conventos y casas espirituales y no faltan los que ofrecen un servicio de hospedería que sirve con creces para este propósito.

 

En el sur de la provincia encontramos el monasterio de San Isidro de Dueñas. Sus estancias, austeras pero funcionales, ofrecen la posibilidad de un acercamiento muy íntimo a la vida conventual que llevan los monjes cistercienses del monasterio. Asistir a las deliciosas misas cantadas de la regla cisterciense es uno de las recompensas que más se recuerdan (Tel. 979 77 07 01. Web: abadiasanisidro.es).

reserva-online.jpg
DÓNDE DORMIR
¿Te apetece ir? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a elaborar este blog ¡Gracias! (y no tiene para ti ninguna repercusión en el precio)


Booking.com

Planes de Navidad en la provincia de Palencia
Valora este artículo
More from Javier Prieto Gallego

Bordado del traje típico de Carbajales de Alba (Zamora)

SIMPLEMENTE, LO QUE VEO/fotos de mi archivo Bordado típico de la localidad de...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *