La Senda de los Monjes (Sanabria, Zamora)

El Lago de Sanabria desde la Senda de los Monjes. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
El Lago de Sanabria desde la Senda de los Monjes. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Los monjes del monasterio de San Martín de Castañeda ejercieron durante siglos el monopolio de la pesca de truchas en el Lago de Sanabria (Zamora). Y de ahí le viene el nombre al camino que une las localidades de Ribadelago Viejo y el monasterio: la Senda de los Monjes, uno de los paseos senderistas más tradicionales de cuantos pueden realizarse en este espacio natural. Te cuento cómo realizarlo y qué más cosas hacer si te decides a disfrutar de este espectacular paseo. [Reserva online de alojamientos al final del reportaje]

Trochas y truchas: senderismo, evocaciones y playas en torno al Lago de Sanabria

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Es sabido que los monjes cistercienses de San Martín de Castañeda disfrutaron durante toda la larga vida que tuvo su monasterio de un privilegio que les dejaba con la

Busca el enlace de descarga al final del texto.

boca abierta: el de explotar -y consumir, se entiende- todo lo que contuvieren las aguas del Lago de Sanabria. Por supuesto, y en especial, unas afamadas truchas que aún hoy son el sueño de quienes le encuentran gusto a eso de tirar la caña y hacer que piquen. De hecho, a la explotación de semejante manjar durante siglos, capricho de mesa y mantel solo al alcance de los más pudientes, junto al cobro del “foro”, el tributo que los sanabreses pagaban al monasterio por el uso de los innumerables bienes que atesoraba el convento, debió este gran parte de su prosperidad durante los 900 años que estuvo vivo.

Lo que no se sabe muy bien es quién pudo darles a los monjes fundadores, un grupo de cordobeses que en el siglo X llegaron procedentes del monasterio vallisoletano mozárabe de San Cebrián de Mazote, el chivatazo de que si fundaban donde hoy está el monasterio, además de vivir el resto de sus días en un lugar de belleza incuestionable, gozarían en este mundo del placer de comer un día sí y otro también la carne de un pez considerado la crème de la crème de entre los peces de río. Tampoco fueron los primeros: hay sospechas de que en el mismo lugar pudo existir otro monasterio de época visigoda destruido durante la invasión musulmana.

Monasterio de San Martín de Castañeda. Siglo XII. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Monasterio de San Martín de Castañeda. Siglo XII. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

El caso es que gracias a la explotación de sus pesquerías, que pelearon durante siglos con los habitantes de Sanabria; a sus posesiones terrenas, que incluían aldeas enteras -como la de Vigo-, viñedos, pastos o propiedades en Tierra de Campos; o el apoyo expreso de reyes como Alfonso VII, el monasterio fue creciendo en riquezas y poder hasta colocarse, entre los siglos XIII y XIV, entre los primeros de la lista en su momento.

Ya desde el siglo XIII había pasado a depender del monasterio cisterciense de Carracedo, momento a partir del cual, con su impulso y directrices, acometió importantes reformas para dotarle de más y mejores estancias. Reformas y ampliaciones que tras la Guerra de la Independencia y, sobre todo, de las desamortizaciones del XIX, acabarían convertidas en cantera de la que extraer material para obras y apaños en multitud de pueblos de todo el contorno. Por suerte, la iglesia, reutilizada como templo parroquial, y la sala capitular se salvaron de este desaguisado, al menos para dar testimonio de cómo debió lucir el conjunto. Parte de lo que serían las salas abaciales, construidas en 1760 y restauradas a partir de 1987, son las que acogen hoy uno de los dos centros de interpretación del Parque Natural del Lago de Sanabria -el otro está en el acceso al lago desde Puebla de Sanabria-.

 

Recorrer la Senda de los Monjes

Una visita a cualquiera de ellos evidencia que hay muchas formas de disfrutar este entorno natural. Una es recorriendo, precisamente, la conocida como Senda de los Monjes, que evoca el paseíllo que debían de efectuar los habitantes del monasterio y sus sirvientes entre las orillas del lago y el monasterio para ejercer su derecho a disfrutar en exclusiva de las suculentas truchas. Un paseo de cierta exigencia física, por el fuerte desnivel que salva en sus tres kilómetros de recorrido, pero estupendas vistas, una de las recompensas que brinda al esfuerzo que supone salvar el desnivel existente entre ambos puntos.

Recuerdo en Ribadelago Viejo a las 144 víctimas que fallecieron el 1 de enero de 1944 en las inundaciones tras la rotura de la presa de Vega de Tera. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Recuerdo en Ribadelago Viejo a las 144 víctimas que fallecieron el 1 de enero de 1944 en las inundaciones tras la rotura de la presa de Vega de Tera. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

El punto de arranque del paseo hay que buscarlo en el lugar donde termina el asfalto que lleva hasta Ribadelago Viejo. Justo al pie del monumento que recuerda la enorme tragedia acaecida el 9 de enero de 1959 cuando la rotura de la presa de Vega de Tera, situada aguas arriba en el cañón del río Tera, reventó provocando la inundación del valle en plena noche y la muerte de 144 vecinos.

Unos pocos metros más adelante se produce una bifurcación de la que arrancan varias rutas hacia la izquierda, precisamente hacia el cañón, mientras que la Senda de los Monjes, marcada con baliza azul, prosigue de frente. En un siguiente cruce presidido por un pozo, a la altura ya de las últimas casas del pueblo, aparecen las ruinas de la iglesia, devastada también en la inundación. El camino hacia San Martín de Castañeda es el que prosigue de frente, pegado a la tapia que delimita los prados.

Señalización de la Senda de los Monjes. Ribadelago Viejo. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Señalización de la Senda de los Monjes. Ribadelago Viejo. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

Cuatrocientos metros más adelante el camino desemboca en una extensa llanada de praderías que se irá bordeando por su costado izquierdo hasta alcanzar un viejo edificio ganadero utilizado, en tiempos, como una antigua piscifactoría. Tras salvar el arroyo que pasa frente a él por un pequeño puente el camino, cuyo firme de grandes piedras sueltas dificulta el paso, acomete las primeras rampas.

Unas rampas que se prolongan durante los siguientes dos kilómetros hasta pasar por debajo de un pequeño puente y desembocar en la carretera que enlaza San Martín de Castañeda y la Laguna de los Peces. Aquí toca descender por la carretera un kilómetro más hasta alcanzar las primeras casas. Para llegar al monasterio, en medio de la población, conviene abandonar la carretera -que da un rodeo- y tomar la primera de las calles que se abren por la izquierda.

Camino en la Senda de los Monjes. Ribadelago Viejo. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Camino en la Senda de los Monjes. Ribadelago Viejo. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

Como decía, aparte de las truchas y las trochas, hay muchas más formas de disfrutar de este espectacular entorno natural. En verano, una de las más socorridas son los baños que propician cualquiera de sus cuatro playas acondicionadas con arenas, restaurantes y aparcamiento: Los Arenales, El Folgoso, La Viquiella y Custa Llago. En esta última encontramos, además, el punto de embarque para los viajes que realiza el primer catamarán eólico-solar del mundo. El “Helios Cousteau” es una moderna embarcación equipada con 20 paneles solares y 4 generadores eólicos mediante los que consigue desplazarse por la superficie del lago sin producir ruidos, vertidos de ningún tipo y apenas oleaje. Los recorridos, de una hora y media de duración, aparte de mostrar la belleza del entorno desde un punto de vista diferente, tienen finalidad educativa y de divulgación científica, mostrando incluso imágenes en directo de los fondos lacustres. El precio es de 16 € para los adultos y 8 € para los niños (reservas en el 980 557 557 o europarques.com).

Catamarán Eólico-Solar Helios Cousteau del Lago de Sanabria. Es el primero que se fabrica en el mundo. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Catamarán Eólico-Solar Helios Cousteau del Lago de Sanabria. Es el primero que se fabrica en el mundo. Parque Natural de El Lago de Sanabria. Zamora. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

INFORMACIÓN

LA SENDA DE LOS MONJES. Tipo de recorrido: Lineal. Señalización: con balizas azules. Longitud: 4 km. Duración: Unas 3 horas. Observaciones: Es muy importante contar con agua suficiente. El firme del camino es muy irregular, con muchas piedras sueltas de grandes dimensiones. El calzado de montaña es imprescindible y un bastón, una ayuda que hace más llevadero tanto el ascenso como el descenso a la vuelta. Más información: Casa del Parque Natural Lago de Sanabria y alrededores, ctra. del Lago, ZA-104, km. 4,5 Rabanillo; tel. 980 62 18 72. Emergencias: Tel. 112.

Croquis del recorrido de La Senda de los Monjes. Parque Natural del Lago de Sanabria. © Javier Prieto Gallego;
Croquis del recorrido de La Senda de los Monjes. Parque Natural del Lago de Sanabria. © Javier Prieto Gallego;

Y DE COMER…

La gastronomía sanabresa es tan rica y variada como sus paisajes. Dependiendo de la época, podemos optar por apuntarnos a un buen plato de los famosos habones de Sanabria, alubias grandes que se preparan con cerdo o almejas. Se trata de una variedad de esta legumbre con características propias, adaptada a las condiciones climáticas de la montaña sanabresa y que solo se produce en esta comarca zamorana. Otra opción es la de un buen filete de carne de ternera sanabresa, ganado autóctono de la comarca.
Por supuesto, si hemos recorrido la Senda de los Monjes es posible que nos apetezca probar alguna de las truchas de las que se beneficiaron en exclusiva durante 900 años. Otro manjar que no falta en romerías o en mesones locales es el pulpo a la sanabresa (pulpo en su punto de cocción, sal gorda, pimentón y aceite de oliva). Una elaboración tradicional que, en muchas de las romerías, es realizada directamente por los “pulpeiros” que se desplazan desde Galicia.

 

reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias!
(esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).



Booking.com

ALOJAMIENTOS DESTACADOS

Parador de Puebla de Sanabria. Avd. Lago de Sanabria, 18, 49300 Puebla de Sanabria



Booking.com

Posada Real de Las Misas. Plaza Mayor, 13, 49300 Puebla de Sanabria.



Booking.com


DESCÁRGATE GRATIS la versión en PDF de este reportaje tal y como la publiqué en

EL NORTE DE CASTILLA

La Senda de los Monjes (Sanabria, Zamora)
5 (100%) 7 votes

3837total visits,7visits today

More from Javier Prieto Gallego

Cinco bosques para disfrutar del otoño en Castilla y León

EL ESPLENDOR DEL BOSQUE El otoño pinta bosques de cuento © Texto,...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *