Qué ver en el Valle de las Caderechas (Burgos)

Cerezos en flor en la localidad de Hozabejas. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cerezos en flor en la localidad de Hozabejas. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
El Valle de las Caderechas, en el costado noroccidental de La Bureba, goza de un microclima especial. Tanto que cada año, al comienzo de la primavera, se da en él el milagro burgalés de los cerezos en flor, el momento en el que todas las laderas del valle se visten con el blanco intenso de una flor que aguantará sobre los árboles tan solo unos pocos días. Te invito a un recorrido por el interior de este cuenco natural, famoso en toda España por la calidad de sus cerezas.

Apogeo primaveral en el valle de Las Caderechas

El milagro burgalés de los cerezos en flor

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

La floración del cerezo es un milagro en sí misma. Quizás sea por la espectacularidad de unas flores que estallan como petardos de la noche a la mañana. Quizás porque ese estallido rompe con las grisuras del invierno en una recién estrenada primavera, prologando un tiempo de colores y flores que se presiente ya en los poros de la piel. El caso es que cuando los cerezos florecen en multitud el milagro se revela tan deslumbrante como un la pistola de un soldador. Las ramas de los árboles se abarrotan de floripondios y el paisaje reverbera como el mantón de una nevada tardía.

 

Cerezas en flor. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cerezas en flor. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

En España el milagro de los cerezos en flor se asocia, más por presión mediática que por otra cosa, con el cacereño valle del Jerte, donde los bancales apabullan y las dimensiones de la cosecha no tienen parangón. También por el jaleo que se monta cada año en ese valle en cuanto el Telediario anuncia que la primavera ha llegado al Jerte.

Pero no es el único lugar del mundo en el que gozar de la hermosura que representa un paisaje en verde y blanco bajo el sol templado de mediados de abril. Casi sin salir de casa, el burgalés valle de Las Caderechas puede presumir cerezos en flor a mansalva y un paisaje, si cabe, más espectacular aún. Y también de mucha más tranquilad para disfrutarlo.

Cerezas en flor. Desde la localidad de Herrera. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Cerezas en flor. Desde la localidad de Herrera. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

El valle de Las Caderechas es un rincón apartado del extremo noroccidental de La Bureba de camino hacia ninguna parte. Tal vez sea ése uno de sus secretos. Encajonado entre los cantiles que lo separan del resto de La Bureba y lo aíslan del colindante páramo de Masa, este valle formado en la unión de otros estrechos valles menores presenta una serie de singularidades entre las que destaca su particular microclima, al rebufo de los vientos hostiles que asolan el páramo, y que resulta evidente tanto a la vista de la vegetación predominante en el paisaje, con extensas manchas pinariegas de aires mediterráneos, como por la temperatura, siempre algo más benigna que en el entorno inmediato, que se percibe en cualquiera paseo que se emprenda. Fruto de ese microclima benigno es el extendido cultivo de cerezas y manzanas reineta, con afamadas producciones bien conocidas en muchas regiones de España, cuya calidad aparece amparada por sus respectivas Marcas de Garantía y por una larga tradición hortofrutícola que aparece mencionada ya en documentos del año 1032 guardados en el monasterio de San Salvador de Oña. Y todo ello salpimentado por una larga ristra de hermosos pueblos pintorescos cuyo parapeto orográfico ha servido, amén de otras consecuencias poblacionales más dolorosas, para preservar una arquitectura tradicional capaz de poner la guinda a este impresionante pastel de cerezas.

Localidad de Río Quintanilla. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Localidad de Río Quintanilla. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

El viaje

Una espectacular forma de adentrarse en el valle de Las Caderechas es emprender el descenso que conduce desde el páramo de Masa hacia las localidades de Escobados de Arriba y Abajo. Tras pasar estas dos poblaciones, buen preludio de las que encierra el valle, la carretera se enfila por el estrecho desfiladero a cuyo final se localizan la primera de las poblaciones, y los primeros cerezos, de Las Caderechas: Hozabejas. Antes de alcanzar el cruce que permite recorrer las calles del pueblo un camino, a la izquierda, lleva hasta su abandonada iglesia. Si en el cruce se gira hacia la izquierda es posible realizar un amplio rodeo al valle enlazando consecutivamente algunas de sus localidades más representativas: Rucandio, Madrid de Caderechas, Herrera, Quintanaopio, Río Quintanilla y Aguas Cándidas para regresar de nuevo a Hozabejas. El estrecho carril a medio asfaltar que enlaza por su parte alta las localidades de Madrid de Caderechas y Herrera brinda algunas de las mejores panorámicas del recorrido.

Ermita del siglo XII. Localidad de Río Quintanilla. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Ermita del siglo XII. Localidad de Río Quintanilla. Valle de Las Caderechas. La Bureba. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
EN MARCHA. Al valle de Las Caderechas puede llegarse desde la CL-629 por la carretera que se dirige hacia Escobados de Arriba.
QUÉ VER. El gran atractivo paisajístico que presenta el valle de Las Caderechas se fundamenta en el contraste que brindan las oscuras masas verdosas de sus abundantes bosques, pinares, quejigales y encinares, fundamentalmente, y el intenso blanco de los cerezos en flor. El valle se configura como una amplia depresión rodeada de cantiles y surcada por otros valles menores en los que se localizan las poblaciones y los frutales. En medio de esa orografía destaca un reguero de pequeñas poblaciones de ritmo tranquilo y arquitectura con personalidad. Las mejores vistas se tienen entre Madrid y Herrera. www.caderechas.com.

Un viaje al valle de Caderechas (Burgos) © Javier Prieto Gallego
Un viaje al valle de Caderechas (Burgos) © Javier Prieto Gallego
reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR
 Aquí te presento algunas sugerencias. Si no te convencen, utiliza el buscador de más abajo.

EL RINCÓN DEL CONVENTO. Calle Del Convento, 16, Oña, Burgos. El Rincón Del Convento es un atractivo hostal situado frente al río Oña, en el parque natural de Montes Obarenes – San Zadornil. Dispone de conexión Wi-Fi gratuita y restaurante de cocina local. CONVENTOResérvalo aquí

POSADA MOLINO DEL CANTO. Molino del Canto s/n, Barriolacuesta. Burgos. Casa de piedra rústica situada en el valle de Zamanzas. Tiene vistas al río Ebro y cuenta con conexión Wi-Fi y aparcamiento gratuitos. Alojamiento ecológico especializado en actividades de observación de aves. Molino del canto Resérvalo aquí

¿NECESITAS OTRO TIPO DE ALOJAMIENTO? RESERVA AQUÍ TU HOTEL O CASA RURAL



Booking.com

Qué ver en el Valle de las Caderechas (Burgos)
5 (100%) 16 votes
More from Javier Prieto Gallego

¿Necesitas una foto para un stand?

El stand que la Diputación y el Ayuntamiento de Valladolid compartían este...
Leer más

2 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *