San Pedro de Arlanza, Covarrubias, Silos y La Yecla (Burgos)

Riberas del Arlanza junto al Monasterio de San Pedro de Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Riberas del Arlanza junto al Monasterio de San Pedro de Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Las revueltas que el río Arlanza se marca poco antes de alcanzar la localidad burgalesa de Covarrubias son un lío de precipicios y paredones calizos sobre los que prospera uno de los más extensos sabinares de España. Un paisaje de tintes épicos y misteriosos en el que se descubren ruinas venerables y leyendas que hablan acerca de la independencia del condado de Castilla. Puedes reservar online tu alojamiento al final del reportaje. Recuerda que reservar tus alojamientos a través de SIEMPRE DE PASO ayuda a generar contenidos gratuitos de calidad para este blog.

LOS ORÍGENES DE CASTILLA

© Texto: JAVIER PRIETO GALLEGO

 

Pocos rincones hay con tanto poder para evocar la Historia como el que dibuja el río Arlanza en un recodo del desfiladero que media entre Hortigüela y Covarrubias. Abrigado por las revueltas de un Arlanza que parece enredado en un laberinto sin salida, San Pedro de Arlanza pasa sus días y sus noches lamiéndose los despojos. Poco más queda del que fuera el monasterio más influyente de Castilla en el siglo X, de las paredes que vieran cómo Fernán González forjaba poco a poco en su cabeza la idea de un condado independiente.

Es lo que hay: un cúmulo de ruinas que el tiempo, la desdicha, la ignorancia, la avaricia o la indiferencia han ido diluyendo hasta quedar en el puro esqueleto. Un esqueleto, eso sí, al que no le falta belleza, interés y un gran poder de evocación.

Entrada al monasterio benedictino de San Pedro de Arlanza en medio de los sabinares del Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Entrada al monasterio benedictino de San Pedro de Arlanza en medio de los sabinares del Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

La fundación de este convento benedictino se atribuye, en el año 912, a los padres del futuro conde castellano, Gonzalo Téllez, su mujer, madre de Fernán González, y al hermano mayor del conde, Ramiro. Se convierte así en el solar de las correrías de un joven Fernán González que poco a poco va alumbrando las esperanzas, estrategias y apoyos necesarios para convertir su condado en uno de los territorios más influyentes del reino de León. Es, precisamente, el cariño y atención prestados al monasterio por Fernán González y sus descendientes lo que conseguirá engrandecerlo hasta convertirlo en uno de los más poderosos de Castilla.

Ermita de San Pelayo y río Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Ermita de San Pelayo y río Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

En el paseo por las ruinas se habla de lo que se ve: restos de la imponente iglesia románica primitiva, los tres ábsides, la torre y los restos de la sala capitular, la elevación de la nave central por Simón de Colonia, los restos del claustro principal, el pequeño claustro de aires herrerianos o la portada occidental. Pero también de lo que no: el devastador incendio de 1894, la hermosa portada románica de la iglesia que descansa en el Museo Arqueológico Nacional, el traslado de los restos del conde a Covarrubias, los hermosos frescos románicos repartidos entre el museo de arte románico de Barcelona y el museo metropolitano de Nueva York…

 Podcast del programa "GENTE VIAJERA, CASTILLA Y LEÓN", de Onda Cero radio.

 

El monasterio estuvo habitado y en pleno funcionamiento hasta que la Desamortización de Mendizábal desalojó a los monjes benedictinos en 1841 y subastó al mejor postor el valioso patrimonio histórico y monumental que atesoraba.

Entre la congoja de lo perdido y la belleza de un cañón que parece que no sabe salir de su propio enredo se llega a Covarrubias, otro escenario de episodios históricos de tintes épicos en el que seguir de cerca la huella del conde castellano y su descendencia.

Torreón de Fernán González en la localidad de Covarrubias junto al río Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Torreón de Fernán González en la localidad de Covarrubias junto al río Arlanza. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Su bien conservado casco histórico, con abundancia de entramados de madera y arquitectura de la tierra, hace fácil viajar hasta el tiempo en el que el Conde Fernán González campa por aquí defendiendo sus dominios de la embestidas árabes mientras levanta torreones como el que lleva su nombre -emblema de la villa- u otro que hubo sobre el puente. Algo después, será su hijo Garci Fernández quien cree el Infantado de Covarrubias para su hija y eche a andar una colegiata que extenderá su poder por media Península.

Merece la pena entrar en Covarrubias por el arco que forma el Archivo del Adelantamiento de Castilla, levantado por Felipe II para albergar los documentos del Adelantamiento de Burgos. Más adelante, la plaza de doña Urraca, perfecto cuadrilátero de aires castellanos, es la antesala que precede al cogollo monumental de Covarrubias: un recodo del trazado urbano de la villa en el que se alza el adusto torreón defensivo y una ex-colegiata que, además de muertos tan ilustres como el propio Conde Fernán González, atesora obras de arte de enorme valor y belleza, como su tríptico de la Adoración de los Magos, magnífica talla de finales del siglo XV o comienzos del XVI.

Entre ambos, por un lado la conocida como casa de Doña Sancha, ejemplo de arquitectura tradicional popular, y, por el otro, entre el torreón y la ex-colegiata, el único resto del cincho amurallado que rodeó la población. La estatua de la princesa Kristina de Noruega, frente a la puerta de la ex-colegiata en la que reposan sus restos, recuerda una historia de amor tan intenso como efímero, con un melancólico y amargo final. La suya propia.

Estatua que recuerda el enterramiento de la Princesa Cristina de Noruega en la excolegiata de Covarrubias. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;
Estatua que recuerda el enterramiento de la Princesa Cristina de Noruega en la excolegiata de Covarrubias. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego;

Con esa historia de amores fugaces y nostalgias que matan en la cabeza, el viaje continúa hacia el monasterio de Santo Domingo de Silos. Y es posible que, como la ensimismada Kristina cuando soñaba con el regreso a los fríos horizontes de su Noruega natal, no caigamos en la cuenta de que estamos dando vueltas por uno los claustros más bellos de España hasta que el eco inconfundible y sereno de los monjes cantores nos saque del ensimismamiento o -quién sabe- nos hunda aún más en él.

Si no despertamos por nuestros propios medios, siempre es una opción buscar algún remedio en la obligada visita a la botica, con un maravilloso botamen de cerámica de Talavera y su colección de libros con las fórmulas y recetas que practicaban estos monjes farmacéuticos. Para entrar se atraviesa el laboratorio, repleto de instrumentos y herramientas.

Antes o después de compartir con la comunidad benedictina las Vísperas -todos los días del año a las siete de la tarde-, acto de acción de gracias por el día terminado en el que el gregoriano se muestra magnífico y generoso, habrá que dejar tiempo suficiente a los entrañables tesoros del museo, hoy ubicado en lo que fuera antigua hospedería de peregrinos.

Un perfecto remate para este viaje puede constituirlo la visita al cercano y espectacular desfiladero de la Yecla, tallado por el humilde arroyo del Cauce. Una estrecha pasarela de cemento permite recorrer a pie sus 300 metros de longitud entre el estrépito de las aguas y la aprensión por pensar que las paredes del pasillo -no tienen por qué…- pudieran juntarse de golpe. Desde el monasterio se llega, en unos 3 kilómetros, tomando la BU-911 hacia Caleruega.

Desfiladero de la Yecla. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Desfiladero de la Yecla. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

EL BUENO, EL FEO Y EL MALO

En 1966 el director italiano Sergio Leone aterrizó en los apartados serrijones que el río Arlanza dibuja entre las localidades de Covarrubias y Salas de los Infantes para rodar algunas de las escenas de una de sus películas más conocidas: El bueno, el feo y el malo. Todavía quedan recuerdos sobre el paisaje de algunos de los escenarios que tuvieron que levantarse para conseguir que este bello rincón burgalés figurara como un apartado rincón
de Nuevo México en el que tres buscavidas se disputaban el oro escondido en una tumba del cementerio de Sad Hill. Esta última localización, en la que tiene lugar el duelo final de la película y para la que se construyeron más de 5.000 tumbas, es hoy un lugar de peregrinación para cinéfilos y nostálgicos. Se accede por la pista de tierra que une Contreras con Santo Domingo de Silos. [MÁS INFORMACIÓN]
Osario animal en el escenario cinematográfico donde se construyó el "Campo de Batterville", en 1966 para el rodaje de la película "El feo, el bueno y el malo", protagonizada por Clint Eastwood. Carazo. Valle del Arlanza. Burgos. Castilla y León. España, 2006 © Javier Prieto Gallego
“Campo de Batterville”, escenario de la película “El feo, el bueno y el malo”. Carazo. Burgos. Castilla y León. España, 2006 © Javier Prieto Gallego

CÓMO LLEGAR

San Pedro de Arlanza está a 49 kilómetros de Burgos. Se sale de la capital por la autovía A1 hacia Madrid. En la salida 230 se toma N-234 en dirección a Soria hasta Hortigüela. Desde aquí hay que desviarse durante 6 km por la BU-905 hacia Covarrubias.

QUÉ VER

SAN PEDRO DE ARLANZA. Enclavado en un bello rincón junto al Arlanza, la visita al monasterio es un paseo por el interior de sus ruinas. Aún siendo poco lo que ha logrado conservarse en su estado original, tras numerosos y nefastos avatares, es suficiente para apreciar la grandeza y el poder que tuvo en sus mejores momentos (tel. 689 59 60 64). En una curva próxima, en dirección a Covarrubias y en alto sobre el monasterio, arranca el sendero que lleva en unos pocos minutos hasta las ruinas de la ermita prerrománica de San Pelayo, con unas magníficas vistas del entorno. Para algunos sería el antecedente directo del actual monasterio. Otros ven ella el lugar en el que la leyenda sitúa el encuentro del Conde Fernán González mientras cazaba con tres eremitas, Pelayo, Silvano y Arsenio. Estos pronostican su cercana victoria sobre Almanzor y el conde levanta el monasterio en agradecimiento a los eremitas.

VISITAS

Por el momento el horario de apertura al turismo establecido por la Junta de Castilla y León es el siguiente: De mayo a septiembre, de miércoles a domingo de 11:05h a 13:55 y de 16:00h a 19:50h. De enero a abril y de octubre a diciembre, de miércoles a domingo de 10:35h a 17:05h. El Monasterio de San Pedro de Arlanza abre de manera extraordinaria también durante los días festivos de Semana Santa, el 1 de mayo y el 15 de agosto. El recinto permanece cerrado todos los lunes y martes, así como el primer fin de semana de cada mes. Tel. 947 28 15 70

COVARRUBIAS. Torreón de Fernán González. Está considerado como una de las fortalezas en pie más antiguas de Castilla. Se piensa que es una construcción mozárabe probablemente levantada sobre otra romana con el fin de defender el vado del Arlanza en este punto. Hoy en día forma parte de un conjunto arquitectónico que incluye el espacio que ocupó el palacio construido junto a él después de instituirse el Infantado de Covarrubias. Su visita (tels. 630 928 906 / 677 534 267. torreondefernangonzalez.es) incluye una exposición de armas de asedio medievales. Ex-colegiata de San Cosme y San Damián. En el altar mayor de la iglesia guarda los sepulcros del Conde Fernán González y su esposa Doña Sancha. Es famosa la sonoridad del órgano (s. XVII) -resuena en la misa del domingo a las 12 h-. Otra cosa que también puede resonar durante la visita a la ex-colegiata es la pequeña campana que cuelga junto a la tumba de la princesa Kristina de Noruega, en el interior del claustro gótico: una tradición dice que si la toca una doncella soltera, se casará en el plazo de un año. El museo expone una rica colección de objetos litúrgicos y obras de arte entre la que destaca un tríptico hispano-flamenco de la epifanía (tel. 947 40 63 11. Cierra los martes). Otros lugares de interés en Covarrubias son el edificio del Adelantamiento de Castilla, que acoge la Oficina de Turismo (tel. 947 406 461. covarrubias.es); el paseo de las murallas junto al Arlanza; la iglesia de Santo Tomás; el palacio de Fernán González, sede del Ayuntamiento; o la capilla de San Olav. Esta última es una moderna construcción ubicada a 3 km de la localidad levantada por compatriotas noruegos en 2011 para cumplir, 753 años después de su muerte, el deseo de la princesa Kristina de levantar en España un templo en honor a San Olav. Se visita los fines de semana entre marzo y noviembre (capilladesanolav.com).

Plaza de Doña Urraca en la localidad de Covarrubias. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Plaza de Doña Urraca en la localidad de Covarrubias. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

SANTO DOMINGO DE SILOS. La visita incluye el claustro románico, con los capiteles y el ciprés; la botica; el museo y la biblioteca. Los servicios religiosos de los monjes ofrecen la posibilidad de escuchar el canto gregoriano, de origen medieval que se puso de moda en los años 80 (abadiadesilos.es).

reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias!

(esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).

 

HOSPEDERÍA CONVENTO SAN FRANCISCO. Las Eras, s/n, Santo Domingo de Silos, Burgos. En un precioso convento franciscano del siglo XVI en las afueras de Santo Domingo de Silos y ofrece habitaciones elegantes con vistas a los alrededores. Conserva algunos elementos originales, como arcos de piedra y patios. Todas las habitaciones son amplias y cuentan con muebles de madera y una bonita decoración. Tiene restaurante. san francisco Resérvalo aquí

HOTEL TRES CORONAS DE SILOS. Plaza Mayor 6, Santo Domingo de Silos, Burgos. En un palacio del siglo XVIII a pocos metros del monasterio de Silos. Los interiores son de piedra, madera, vidrieras y suelos de cerámica.Wifi gratis. Restaurante con cocina regional. tres coronasResérvalo aquí

¿NECESITAS OTRO TIPO DE ALOJAMIENTO? RESERVA AQUÍ TU HOTEL O CASA RURAL



Booking.com

DÓNDE COMER

DE GALO. (Covarrubias, degalo.com) Paredes de adobe y piedra, vigas de madera, aperos de labranza y utensilios cotidianos conforman la rústica decoración del comedor. Su especialidad son las legumbres, las carnes a la brasa y el cordero asado.

San Pedro de Arlanza, Covarrubias, Silos y La Yecla (Burgos)
5 (100%) 14 votes
More from Javier Prieto Gallego

Cuello de un dinosaurio en la Ruta de las Icnitas (Soria)

Fotoblog: un dinosaurio junto a la localidad de Vilar del Río visto...
Leer más

3 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *