Santa Gadea del Cid y el Sendero de Bozoo (Burgos)

Torre del castillo. Localidad de Santa Gadea del Cid. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Torre del castillo. Localidad de Santa Gadea del Cid. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
En el noreste de la provincia de Burgos nos aguardan dos sorpresas que bien merecen un viaje: la villa medieval de Santa Gadea del Cid y, muy cerca, el Sendero de Bozoo. Recorriendo este último descubrirermos la rareza de un alcornocal, una especie de corte mediterráneo que, sin embargo, no ha tenido ningún problema para desarrollarse tan cerca de la Cordillera Cantábrica.

 Santa Gadea del Cid y la localidad de Bozoo ofrecen un viaje de sorpresas por el noreste burgalés

© Texto y fotografía: JAVIER PRIETO GALLEGO

Hay quien descubrió hace tiempo que para llamar la atención sobre uno mismo vale tanto gritar lo que se es como lo que nunca se fue. El caso es sobresalir por algún lado de la montonera gris. Esto le vale, y mucho, a una tasca de Madrid que desde el Arco de Cuchilleros proclama a voz en grito desde hace décadas lo de que “Hemingway nunca estuvo aquí”. Seguro que no falta a la verdad y llama tanto la atención –o más- como la ristra de locales, tabernas, restaurantes, clubes y plazas de toros que afirman lo contrario.

Pues algo así deberían de plantearse en la localidad burgalesa de Santa Gadea del Cid, una joyita medieval ubicada en la muga burgalesa de Vitoria y Logroño que debería aprovechar como fuera la necesidad que manifiestan tantos ayuntamientos, pueblos y Diputaciones de acercar al Cid a su molino con tal de montar folleto, encargar un panel para la plaza Mayor y acoplarse al sarao folclórico-turístico de turno. Al menos Santa Gadea, si no en la sangre, lleva al Cid en el apellido del topónimo.

 

Plaza porticada e iglesia gótica de San Pedro. Localidad de Santa Gadea del Cid. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Plaza porticada e iglesia gótica de San Pedro. Localidad de Santa Gadea del Cid. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Por aquí no pasó el Cid

Por lo que parece, la razón de este apellido no estriba en que el héroe castellano viviera en la población ninguno de sus episodios vitales importantes: no sale en el Cantar, ni en ninguno de sus viajes en busca de gloria, fama o pelea. De hecho, su topónimo más antiguo conocido es el de Término, a secas. Es ya en el siglo XII cuando en los documentos alterna su denominación entre Término y Santa Gadea para irse quedando, con el tiempo, con el de Santa Gadea. Es en el siglo XIX cuando dadas las frecuentes confusiones que se generaban en los envíos postales, las relaciones con el Estado, las levas militares o la recaudación de impuestos entre esta Santa Gadea y la que está en el Monte Hijedo hicieron que a la primera se la apellidara del Cid y a la segunda de Alfoz.

 

Sendero señalizado de Bozoo. Localidad de Bozoo. Montes Obarenes. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero señalizado de Bozoo. Localidad de Bozoo. Montes Obarenes. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

Con héroe o sin él, Santa Gadea del Cid bien vale una visita. Su situación fronteriza, a caballo entre reinos no siempre bien avenidos –los de Castilla y Navarra-, hizo que pasara por distintas manos señoriales mientras forjaba su destino como próspero puesto fronterizo a la vera de la calzada medieval que enlazaba Castilla y el Cantábrico. Aquellos trajines fueron configurando un casco urbano de calles estrechas bien apretadas en el interior de un recinto amurallado que se defendía desde el castillo apostado en un resalte rocoso que también hace de abrigo y muralla natural. Mucho de aquello ha llegado hasta ahora y, aunque la muralla no está completa, Santa Gadea del Cid guarda una hermosa compostura medieval que desde lejos aparece dominada por la torre defensiva, el mazacote de su iglesia y las dos puertas que aún siguen utilizándose para adentrarse en su casco urbano. Fuera de éste queda, algo separada de la carretera, la ermita de Las Eras, con interesantes adornos románicos, en torno a la cual se conformó el primer núcleo de población antes de trasladarse donde ahora está.

Sendero señalizado. Localidad de Bozoo. Montes Obarenes. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto GallegoSendero señalizado. Localidad de Bozoo. Montes Obarenes. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto GallegoSendero señalizado. Localidad de Bozoo. Montes Obarenes. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Sendero señalizado. Localidad de Bozoo. Montes Obarenes. Burgos. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

 

EL SENDERO DE BOZOO

Casi enfrente de una de las dos puertas de la muralla arranca la carreterilla que lleva en unos pocos kilómetros hasta la localidad de Bozoo, punto de inicio de una deliciosa senda señalizada trazada entre los densos bosques que se extienden por la vertiente septentrional de los Montes Obarenes. Uno de los grandes atractivos de este paseo es alcanzar, más o menos a mitad del recorrido, el raro ejemplo de un bosque de alcornoques en la provincia de Burgos. Al resguardo de los vientos húmedos y fríos del Cantábrico, sobre las laderas del monte Recuenco prospera una abundante mata de la especie, Quercus suber L., esperable en ambientes mucho más mediterráneos. Esa rareza ha hecho que se especule mucho acerca de su origen en este lugar. Y una de esas explicaciones propias del imaginario popular, sin pruebas que lo apoyen, asegura que su origen está en las bellotas traídas desde los confines de Extremadura por los pastores trashumantes que refrescaban por estos pastos al ganado en el verano. Lo cierto es que la altitud y clima han favorecido la existencia de la especie en este monte haciendo que los alcornoques y sus cortezas de corcho acrecienten la gran variedad de especies arbóreas que conforman los densos bosques que rodean la población. Y, en cualquier caso, una estupenda excusa para echarse al monte ¿o no?

FICHA TÉCNICA

Paseo circular de 7 km con salida y llegada en Bozoo que se realiza en unas 3 horas. Muy bien señalizado. Nomenclatura: SLC-BU-92. La primera mitad del recorrido es una subida que lleva desde los 550 m. del pueblo hasta los 810 m. del Portillo de los Campos. A los 2,5 km del inicio el paseo se bifurca: 
por la derecha se alcanza lo más interesante del alcornocal; por la izquierda se acorta el paseo en 1.5 km. El ramal de la izquierda confluye con el otro 800 metros más arriba, tras pasar un paso canadiense. Información: Oficina de Turismo de Briviesca: tel. 947 59 39 39.
Croquis del Sendero de Bozoo © Javier Prieto Gallego
Croquis del Sendero de Bozoo © Javier Prieto Gallego
EN MARCHA. A Santa Gadea del Cid se puede llegar desde la A-1 tras tomar la salida en Pancorbo hacia Vitoria y posteriormente hacia Encío. A Bozoo se llega desde Santa Gadea.

reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR

¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias!
(esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).



Booking.com

Santa Gadea del Cid y el Sendero de Bozoo (Burgos)
5 (100%) 1 vote
More from Javier Prieto Gallego

Rincones para disfrutar la primavera en Castilla y León

CAMINOS DE PRIMAVERA Cuatro rincones para disfrutar entre flores, ríos y encinas...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *