Un paseo por el Desfiladero de Los Calderones (León)

Entrada al desfiladero de los Calderones y escaleras de subida a la ermita de la Virgen del Manaderi. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Entrada al desfiladero de los Calderones y escaleras de subida a la ermita de la Virgen del Manaderi. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
El Desfiladero de Los Calderones es uno de los pasillos naturales más bellos del norte leonés. Además, ofrece la posibilidad de un fácil paseo en familia (siempre y cuando el arroyo que baja por él corra bajo tierra, claro). Te lo cuento todo en este reportaje.

La cuchillada de Los Calderones

Un espectacular desfiladero de montaña conduce hasta las vegas leonesas de Santas Martas

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Hay pasillos naturales que parecen conducir al paraíso. Otros al infierno. Y otros intrigan tanto que resulta imposible resistirse al embrujo que emana en cada una de sus curvas. El desfiladero natural de Los Calderones es de estos últimos: tan fascinante y estrecho como el embudo que comunica este mundo con el País de Nunca Jamás.

Camino que lleva hacia el Desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Camino que lleva hacia el Desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

Para los andarines de pro el paseo puede empezar cinco kilómetros antes, en la localidad leonesa de Otero de las Dueñas, donde se conforma la antesala kárstica que acabará por conducir a un pasillo rocoso tan estrecho que en un amplio tramo prácticamente pueden tocarse las dos paredes con sólo extender los brazos.

La carretera de montaña parte de Otero de las Dueñas, cuyo apellido toponímico recuerda la existencia de un viejo convento cisterciense abandonado en 1868, frente a las tapias del viejo convento. Mientras las últimas casas del pueblo se estiran como un chicle junto a la carretera, se presiente ya al fondo la contundencia de los murallones calizos por entre los que acabará colándose. Muy cerca de Piedrasecha se localiza, casi como una prolongación, el caserío de Viñayo. Después, el paseo por la carretera permite ya disfrutar de un paisaje apacible de prados y riberas feraces, de un verde intenso en estos días. También de los regates del arroyo de Piedrasecha conocido, según los tramos y los mapas, como río Luengo o arroyo Calderones. Justo antes de alcanzar la localidad de Piedrasecha el río y la carretera encuentran el sitio justo para hacer, juntos, unos espectaculares requiebros en el hueco que dejan los paredones del Alto del Cogote, a un lado, y la Peña del Águila, al otro.

Formaciones rocosas que conforman la ermita rupestre de la Virgen del Manadero. Desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Formaciones rocosas que conforman la ermita rupestre de la Virgen del Manadero. Desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

La llegada a esta población, donde acaba la carretera, está presidida por la estampa de su iglesia, de rústico pero encantador porte montañés, en alto sobre un mínimo resalte del terreno como si, en realidad, estuviera sobre una peana. A sus pies se localiza también un panel informativo con las indicaciones para realizar la ruta señalizada que se adentra por Los Calderones.

En seguida la calle llega a una bifurcación en la que hay que seguir por el brazo derecho, pegados al río hasta cruzar por un puente al otro lado. La calle que pasa entre la casa rural y el restaurante es la que acaba convirtiéndose en el camino negruzco que corre paralelo al río hacia el desfiladero.
Desde ese punto no tarda en pasarse junto al espectacular peñasco silíceo conocido como El Serrón, inconfundible por el intenso color amarillento con que le tiñe el forro de líquenes que vive en sus paredes.

Ermita Virgen del Manadero. Desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Ermita Virgen del Manadero. Desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

Cada vez con el río más cerca se emboca el comienzo de las angosturas más espectaculares del cañón, casi al tiempo en el que se llega hasta la fuente del Manadero. Tan sólo unos metros más allá, tras un ínfimo desahogo espacial, se llega, justo cuando el pasillo se estrecha hasta lo imposible, a la cueva de Las Palomas. Una escalera conduce hasta la oquedad en la que la devoción popular sitúa en este paraje de lujo a la Virgen del Manadero, objeto de una multitudinaria romería que tiene lugar cada verano.

El Desfiladero de los Calderones se vuleve impracticable durante los periodos de lluvia, cuando el río aflora de nuevo a la superficie. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
El Desfiladero de los Calderones se vuleve impracticable durante los periodos de lluvia, cuando el río aflora de nuevo a la superficie. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego

El arroyo de los Calderones, hacedor en última instancia de esta cuchillada geológica en formación, es una corriente temperamental que, en época de lluvias o deshielos ocupa, desde aquí y hacia arriba, todo el espacio disponible. Cuando el tiempo se sosiega, el caudal merma hasta desaparecer por completo mientras continúa su tarea bajo tierra. Es entonces cuando el paso por Los Calderones queda abierto para el peatón. También para los pastores que guardaban su cabaña en la vega de Santas Martas, donde en tiempos existió todo un pueblo con abadía incluida, un kilómetro más arriba. Un kilómetro prodigioso lleno de cárcavas y recovecos.

Entrada al desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
Entrada al desfiladero de los Calderones. Localidad de Piedrasecha. León. Castilla y León. España.© Javier Prieto Gallego
EN MARCHA. Hasta Otero de las Dueñas puede llegarse desde La Robla o La Magdalena por la CL-626.
EL PASEO. Desde Otero de las Dueñas hasta Piedrasecha median 4,5 km que se hacen por carretera de montaña. En Piedrasecha comienza el sendero señalizado conocido como Ruta de los Calderones. El recorrido señalizado alcanza hasta Santas Martas y después continúa hacia las Vegas del Palomar para trazar un amplio recorrido circular de 12 km. Entre Piedrasecha y Santas Martas median 3 hermosos km que pueden hacerse en una hora, con algo de desnivel pero sin dificultad. En épocas de lluvia el desfiladero está intransitable.

Powered by Wikiloc

INFORMACIÓN. El Centro de Desarrollo Cuatro Valles tiene editado un folleto con información de esta ruta: 987 58 16 66. www.cuatrovalles.es
COMER. EL MANADERO (Piedrasecha) Tel.-   987 58 14 29/646 218 776. La verdad es que está en el sitio perfecto para reponer fuerzas después del paseo hasta Santas Martas. Incluso disponen de un “menú de merienda” por si la excursión se alarga hasta media tarde. De primero sirven tablas de embutido, ensalada de la casa, pastel de bonito, morcilla, picadillo, croquetas, cocido, fabada, alubias con almejas o sopa de trucha. De segundo, codillo al horno, costillas asadas, caldereta de cordero o bacalao en salsa de pisto.

reserva-online.jpgDÓNDE DORMIR
¿Te apetece una escapada? Busca aquí tu alojamiento. Reservando aquí tu hotel o casa rural me ayudas a mantener este blog ¡Gracias!
(esto no tiene ninguna repercusión para ti en el precio).


Booking.com


Un paseo por el Desfiladero de Los Calderones (León)
5 (100%) 21 votes

204total visits,10visits today

More from Javier Prieto Gallego

Lagunas de Cantalejo (Segovia)

 OASIS ENTRE PINARES Sendas y observatorios en las Lagunas de Cantalejo  ...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *