Un viaje para acompañar a Santa Teresa por Castilla y León

Basílica de Santa Teresa. Alba de Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Estatua de Santa Teresa junto a la basílica del mismo nombre. Alba de Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Seguimos los pasos de santa Teresa de Jesús en un viaje de convento en convento por Castilla y León.

Tras los pasos de Teresa

© Texto y fotografías: JAVIER PRIETO GALLEGO

Fue una mujer excepcional que hizo cosas excepcionales. Entre ellas, dedicar la mitad de su vida a la tarea de reformar la orden religiosa a la que pertenecía, la de las Carmelitas, y poner en marcha hasta 17 comunidades conventuales según las nuevas reglas, repartidas por la toda la Península, nueve de ellas en poblaciones de Castilla y León. Y todo ello con los condicionantes físicos, intelectuales y espirituales propios de la sociedad del siglo XVI.

En marzo de 2015 se cumplen quinientos años de su nacimiento y se quiere aprovechar esta conmemoración para recordar su figura y su obra desde muy diversos puntos de vista. Una de ellas es, por ejemplo, acercarse físicamente a los lugares que tuvieron una mayor relevancia en su periplo vital, aquellos en los que su recuerdo perdura de manera más intensa gracias a los conventos que puso en pie.

Siguiendo esta pauta es posible trazar un viaje, de convento en convento, por Castilla y León, el que se propone a continuación. Algunos de estos conventos son visitables, otros no y otros lo serán solo de manera temporal mientras dure la conmemoración. Por eso conviene antes ponerse en contacto con las respectivas oficinas de turismo, encargadas de encauzar el interés de los viajeros hacia estos refugios de espiritualidad puestos en pie por santa Teresa de Jesús. También consultar, entre otras, la web habilitada con este motivo: huellasdeteresa.com.

 

Río Tormes entre niebla. Alba de Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Galle
Río Tormes entre niebla. Alba de Tormes. Salamanca. Castilla y León. España. © Javier Prieto Galle

01- ÁVILA. Teresa de Cepeda y Ahumada nace en Ávila el 28 de marzo de 1515 y recibe el bautismo el 4 de abril de 1515 en la pila gótica que aún se conserva en la iglesia de San Juan Bautista. Así que ir Ávila se sitúa como un buen punto de arranque de un viaje que persiga las huellas de Santa Teresa por Castilla y León. Y, ya puestos, lo suyo es arrancar donde empezó todo: la iglesia y el convento de Santa Teresa se levantan sobre el lugar que ocupó la casa natal de la santa. De hecho, la extensa cripta que se extiende bajo el suelo de la iglesia es un Museo Teresiano, con multitud de objetos y recuerdos relacionados con ella (Tel. 920 211 030. Web: santateresadejesus.com). En el brazo derecho del crucero queda el paso hacia la capilla de Santa Teresa, que coincide en parte con estancias de la residencia paterna.

Otro rincón de Ávila que atesora un montón de recuerdos suyos es, cómo no, el convento de la Encarnación, en el que ingresó Santa Teresa en 1535. De alguna forma fue su “centro de operaciones”, su lugar de residencia -entre viajes- durante 27 años. En él tuvo sus primeras “visiones” y experiencias místicas, de él partía y a él regresaba en el transcurso de sus fundaciones, en él concibió la idea de reformar la orden carmelitana, en él recibía a amigos y consejeros, y desde él dirigía la obra que estaba poniendo en marcha. La celda de santa Teresa fue transformada en oratorio a finales del siglo XVI y posteriormente, en 1717, en capilla. El museo (Paseo de la encarnación, s/n. Tel. 920 211 212), formado por tres salas, contiene objetos y representaciones de la época de la santa. En él destaca un dibujo realizado por san Juan de la Cruz que representa a Cristo en la Cruz.

Más lugares “imprescindibles” en los que contagiarse del espíritu teresiano: el convento de San José (Las Madres). La primera de sus fundaciones que recoge su nuevo ideal monástico reformado, caracterizado por la sencillez y austeridad. Conserva antiguas dependencias conventuales y permite imaginar cómo era aquel primer convento de la reforma: cocina, refectorio, celda de la santa, claustro…

Pero hay más lugares en Ávila que pueden formarte parte del itinerario teresiano por la ciudad: el Centro de Interpretación de la Mística (avilamistica.es), el Real Monasterio de Santo Tomás (monasteriosantotomas.com), el Convento de Nuestra Señora de Gracia o el mirador de los Cuatro Postes. MÁS INFORMACIÓN. Oficina de Turismo de Ávila: Casa de las Carnicerías. C/ San Segundo, 17. Tel. 920 21 13 87.

02- SEGOVIA. La santa llegó a Segovia la noche del 18 de marzo de 1574 acompañada de san Juan de la Cruz y cinco religiosas más para realizar la novena de sus fundaciones. En el número 5 de la calle Marqués del Arco se conserva la puerta que daba acceso a aquel convento. Pero el convento de San José de las Carmelitas Descalzas tuvo que trasladarse después un poco más abajo, junto a la plaza de la Merced. La celda que ocupó en él Santa Teresa, en la comenzaría a escribir su obra “Las Moradas”, se transformó en oratorio y algunos de los objetos que utilizaba, como una caña o su almohada, se conservan como auténticas reliquias.

Es inevitable seguir las huellas de Santa Teresa sin encontrarse también con las de San Juan de la Cruz, confesor y amigo de fatigas en la reforma de la rama masculina de la orden Carmelita. Por eso la visita al convento de Carmelitas Descalzos, ubicado junto a la ermita de la Fuencisla, puede formar parte de esta peregrinación. En una capilla de este convento se visita el sepulcro que guarda los restos del santo. MÁS INFORMACIÓN. Oficina de Turismo de Segovia: Plaza Mayor, 10. Tel. 921 46 03 34.

03- SORIA. Algo más de dos meses fue el tiempo que necesito Santa Teresa para dejar su huella en la ciudad: el monasterio de Carmelitas Descalzas inaugurado el 14 de junio de 1581. MÁS INFORMACIÓN. Oficina de Turismo de Soria: Plaza Mariano Granados, 1. Tel. 975 22 27 64.

04-BURGOS. De Burgos partió Santa Teresa tras poner en pie la última de sus 17 fundaciones: el convento carmelita de San José y Santa Ana. Y tuvo que pelearlo como el primero de todos. Casi como en cada ocasión, tuvo que vencer resistencias, prohibiciones y zancadillas. El interior del convento conserva la celda de la fundadora convertida en oratorio y objetos personales que guardan como reliquias -tal que una de las zapatillas de la santa-. Otros rincones teresianos en la ciudad son el Hospital de la Concepción, en el que residió Teresa entre el 23 de febrero y el 18 de marzo de 1582; y la iglesia de San Gil, a cuya capilla de la Buena Mañana acudían la santa y sus monjas a oír misa. MÁS INFORMACIÓN. Centro de Recepción de Visitantes: C/ Nuño Rasura, 7. Tel. 947 28 88 74.

05- PALENCIA. En esta ciudad realizó la fundación del convento de las Carmelitas Descalzas en el lugar que hoy es conocido como iglesia de San Bernardo, cuya fachada de estilo plateresco corresponde al convento fundado por la santa. MÁS INFORMACIÓN. Oficina de Turismo: C/ Mayor, 31. Tel. 979 70 65 23.

06- VALLADOLID. En 1568 llegó a esta ciudad para la fundación de su cuarto convento de Carmelitas Descalzas. En un primer momento estuvo ubicado junto al río Pisuerga, en el actual barrio del Cuatro de Marzo. Más tarde se trasladó a su actual ubicación, en el de la Rondilla de Santa Teresa. El convento conserva joyas como el segundo manuscrito de la santa de su libro Camino de Perfección. También la celda en la que habitó y tallas de Gregorio Fernández. El convento no es visitable habitualmente aunque está previsto realizar algunas visitas guiadas a la iglesia, la celda y el huerto con motivo del Centenario. Otros lugares relacionados con Santa Teresa en la ciudad son el antiguo Hospital Militar, donde estuvo el convento de Carmelos Calzados; el Palacio Real, donde se alojó mientras duró el traslado entre un convento y otro y la iglesia de San Benito, a cargo de los Carmelitas Descalzos en la actualidad. MÁS INFORMACIÓN. Oficina de Turismo: Acera de Recoletos s/n. Tel: 983 21 93 10.

Cruz en la fachada del convento de Santa Teresa con una placa donde se señala el alcance de una riada del Pisuerga. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego
Cruz en la fachada del convento de Santa Teresa con una placa donde se señala el alcance de una riada del Pisuerga. Valladolid. Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

07- MEDINA DEL CAMPO. La relación de esta localidad con la santa fue tan intensa como que la visitó hasta en 13 ocasiones. La más importante, para poner en marcha la segunda de sus fundaciones, el monasterio de San José, fundado el 15 de agosto de 1567 y en el que la tradición asegura que se produjo el encuentro con san Juan de la Cruz, vital en la trayectoria de ambos. Es posible visitar un pequeño museo y algunas de sus estancias más destacadas, como las celdas, el patio, la iglesia o el locutorio, que conservan casi intacto su estado y ambiente original. También es interesante la iglesia del convento de San Juan de la Cruz, con reliquias y obras de arte relacionadas con este santo. MÁS INFORMACIÓN. Oficina de Turismo. Tel. 983 81 13 57.

 

Siglo XVII. Retablo relicario de la iglesia de la Inmaculada del Convento de los padres Carmelitas. Medina del Campo. Valladolid. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego
Siglo XVII. Retablo relicario de la iglesia de la Inmaculada del Convento de los padres Carmelitas. Medina del Campo. Valladolid. Castilla y León. España. © Javier Prieto Gallego

08- SALAMANCA. En 1570 llega a la ciudad para realizar la séptima de sus fundaciones. Se aloja en un edificio de la familia Ovalle. En él pondrá en marcha su convento, ocupado en la actualidad por la orden de las Siervas de San José. Hasta el 21 de diciembre está en marcha el programa “Teresa tiene las llaves” que permite la visita al interior de este y otros 12 espacios relacionados con al santa. Las visitas son gratuitas pero requieren coger una invitación en el espacio Monumenta Salmanticae (Iglesia de San Millán, c/ Veracruz s/n) en el horario de visita al centro. MÁS IFORMACIÓN. Oficina de Turismo de Salamanca: Plaza Mayor 32. Tel. 923 21 83 42.

09- ALBA DE TORMES. Cuando Santa Teresa abandonó Burgos en marzo de 1582 ya se sentía enferma. De hecho, emprendió viaje hacia su convento de Ávila pensando que sería el último. Pero en el camino recibió una petición de su amiga la Duquesa de Alba para que acudiera a Alba de Tormes al nacimiento de un nieto suyo. Allí falleció la noche del 4 de octubre de 1582 en una celda del convento de la Anunciación que había fundado en 1571. En él permanecen sus restos incorruptos, convertidos en un poderoso foco de peregrinación. El acceso a las reliquias de la santa, que se veneran en el altar mayor de la iglesia de este convento, y a los dos camarines tras el altar, con varias salas y muchas obras de arte, se realiza a través del Museo Carmelitano (Plaza de Santa Teresa, 6-8. Tel. 923 30 02 11. Web: carmelitasalba.or). Otros lugares relacionados con la santa en Alba son el convento y museo de los Padres Carmelitas, el castillo ducal -por la relación que mantuvo con la Casa de Alba-, el convento de las Madres Isabeles -porque se alojó en él en alguna ocasión y la basílica inacabada de Santa Teresa de Jesús, levantada para dar cabida al número cada vez más creciente de peregrinos teresianos. MÁS INFORMACIÓN. villaalbadetormes.com. Oficina de Turismo: castillo ducal, tel. 923 37 06 46.

Convento de la Anunciación fundado por Santa Teresa. Alba de Tormes, Salamanca, Castilla y León. España © Javier Prieto Galleg
Convento de la Anunciación fundado por Santa Teresa. Alba de Tormes, Salamanca, Castilla y León. España © Javier Prieto Gallego

***

 

Y tú, ¿conoces más lugares relacionados con Santa Teresa que merezca la pena visitar? Comparte aquí tus experiencias.

Un viaje para acompañar a Santa Teresa por Castilla y León
5 (100%) 10 votes
More from Javier Prieto Gallego

Ruta 14: Por la Senda de los Monjes (Zamora)

20 paseos fáciles por rincones naturales de Castilla y León Un coleccionable...
Leer más

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *